La ciudad de Pérez tendrá un nuevo museo ferroviario y tendrá nuevamente el perfil de ciudad distintiva del ferrocarril. La edificación estará emplazada en calle Av. Belgrano entre Chiavarini y Alem, en la zona de la estación de trenes y la locomotora Emperatriz estará exhibida en ese lugar.

La obra no solo traerá muchos beneficios porque pondrá en la agenda turística a nuestra ciudad, sino que será una fuente de empleo, tal como lo expresó la ministra de Infraestructura, Servicios Públicos y Hábitat durante la apertura de la licitación realizada el martes pasado en Pérez, “queremos que el turismo tenga una expansión y sea una fuente de empleo, que este museo tenga una reivindicación histórica. Es así que proyectamos este complejo urbanístico como un punto de encuentro no sólo de los habitantes de la ciudad, sino de toda la región”.

Según se menciona en el diario La Capital, la obra se circunscribe en el plan nacional “50 Destinos”, y tendrá un presupuesto de alrededor de 54 millones de pesos. El plazo de ejecución será de 180 días, pero en un mes se conocerá quién es el oferente que llevará adelante la construcción y dentro de 45 días ya se podrá comenzar con la obra.

Primera etapa

Construcción de una nave mixta, ladrillera y metálica, destinada al lugar de exposición de la locomotora Emperatriz. Además contará con un módulo sanitario alejado de la nave principal para no entorpecer la estética ferroviaria, y habrá un sector de expansión con la plazoleta y explanada de ingreso principal al conjunto.

La secretaria de Arquitectura y Obras Públicas, Leticia Battaglia, especificó que “este proyecto forma parte de un parque ferroviario nacional que se construirá en tres etapas” y explicó que ésta es la primera que se licitó. Además, dijo que “las técnicas constructivas son las mismas que se realizaban en el siglo XIX por las corporaciones británicas, recuperando tal cual la metodología constructiva de la arquitectura ferroviaria”.

Apertura de los sobres para la licitación de las obras del Museo Ferroviario de Pérez (Facebook)

Bataglia agregó también, que el proyecto es el inicio de uno más ambicioso, “ya que tanto el gobernador Omar Perotti y la ministra Silvina Frana están trabajando en todo el sistema de ferrocarriles de la provincia para rescatar y revalorizar este medio de transporte”. Por su parte, Alejandro Grandinetti, ministro de Turismo de la provincia dijo que “el turismo genera identidad, empleo y arraigo”, y puntualizó que “la locomotora Emperatriz es símbolo de esa cultura de los inmigrantes que llegaron forjándose un futuro con esa fuerza que los caracterizó”.

La locomotora Emperatriz 

Locomotora a vapor de la serie PS10 tipo Pacific, diseñada en Argentina en los desaparecidos Talleres Rosario. Fue construida en Gran Bretaña para el Ferrocarril Central Argentino. Estaba destinada al servicio de pasajeros y formó parte del lote original de 10 unidades, numeradas desde la 191 a la 200 y entregadas en el año 1914.

Es la única que se conserva de esta serie con el Nº 191 y se conoce que fue reconstruida con partes de la Nº 196. Pertenece al Museo Nacional Ferroviario y se custodia en el Ferroviario Club Central Argentino, de la localidad de Pérez cuyas instalaciones están en Rosario.

Licitación para la obra del Museo Ferroviario de Pérez (web Gobierno de Santa Fe)

Francisco Savio fue el famoso conductor maquinista de esta locomotora. Batió el récord sudamericano de velocidad el 13 de febrero de 1926 en el trayecto Buenos Aires-Rosario, haciéndolo en tan solo tres horas y 21 minutos, con un promedio de 90,4 km/h, algo inimaginable para esa época.

Los presidentes argentinos transportados por ésta locomotora fueron: Victorino de la Plaza, Marcelo T. de Alvear, Hipólito Yrigoyen y Juan Domingo Perón, pero también, a otras celebridades internacionales que visitaban nuestro país, cabe mencionar al duque de Windsor y al duque Humberto Di Savoia.

En la década del 60, cuando falleció Savio, fue cuando el mito de la 191 se reforzó: la locomotora tuvo un accidente en la localidad santafesina de Maizales y fue recuperada por una verdadera proeza mecánica en los Talleres Pérez. Comenzó a se la “niña mimada” del gigantesco taller ferroviario. Llegó a ser considerada “chatarra” luego de varios años, pero fue restaurada como testimonio de la era del vapor. La 191, al día de hoy, forma parte del exclusivo club de las locomotoras históricas más importantes del mundo.

Gracias al desinteresado e imprescindible aporte del Cipf, NCA, la Municipalidad de Pérez y el Onabe, la 191 pudo ser vista nuevamente en funcionamiento. Cabe mencionar que los socios del FCCA contribuyeron con la restauración propiamente dicha, pero no solo invirtieron sus recursos, con esfuerzo y dedicación, también aportaron más de siete mil horas hombre de trabajo.