El reclamo de los jubilados del centro médico sigue en alerta. Este jueves por la mañana tenían programada una reunión con el Intendente Pablo Corsalini en el Centro de Jubilados de Cabín 9 a fin de reclamar que autoricen un médico clínico para el centro médico de jubilados. Desde Vía Pérez dialogamos con una de las afiliadas al Pami, María Elena Aguiar, quien manifestó que “la reunión se hizo pero Corsalini no se presentó, ni él ni el Secretario de Salud. No vino nadie”.

Por otro lado, según informó 341 media, este martes, la Directora Ejecutiva Regional de Pami, Yanina Muratore, visitó el barrio, acompañada por el Intendente, Pablo Corsalini; el Concejal, Martín Beas; y el Secretario de Salud del Municipio, Sebastián Schmidhalter. Muratore solicitó al Intendente un espacio público para el funcionamiento de un consultorio destinado a restituir la atención de los afiliados a Pami, pero se acordó que fuera en las instalaciones de la Delegación Municipal, ubicada en Cabín 9. De este modo, sostienen los jubilados que se estaría dejando al margen al centro de jubilados que tiene una larga trayectoria en el barrio.

Jubilados de Cabín 9 no quieren que su centro se cierre y exigen que Pami envíe un médico clínico (CIMECO)

Aguiar comentó que “el Intendente envió una doctora que es de Pérez y que trabaja junto con su marido en la municipalidad. La pusieron para atender en esa sala detrás de la comisaría, que es una sala velatoria y además te cobran, cuando nosotros acá en nuestro centro de salud no pagamos ni cinco centavos”, remarcó. Indignada, Aguiar resaltó que “ese lugar para empezar es una mugre, llena las paredes de humedad. Afuera le han puesto dos chapas para frenar la lluvia en caso de mal tiempo para que los jubilados puedan sentarse ahí y esperen que los atiendan. Eso es una vergüenza, porque acá cada consultorio tiene aire y está muy bien equipado”.

A la reunión de hoy asistieron solamente 30 jubilados, pero son 700 afiliados aproximadamente. “Ya reclamamos tanto en Pami como en la Municipalidad. Juntamos 500 firmas en la primer reunión y se presentaron en la obra social. “No quieren poner un médico en el centro de jubilados porque, vamos a decir la verdad, vienen a hacer política”, señaló. El martes próximo los jubilados irán al Pami de Rosario para continuar con el reclamo.