Durante la activad se sumaron mujeres y hombres de diversas edades que a través de un juego pudieron reflexionar sobre diferentes contextos y vivencias de: violencia física, emocional, machista y sexista. Mediante las referencias de verdadero y falso, preguntas y repuesta, el reconocimiento de indicios al sometimiento de una mujer, pudieron desconstruir los estereotipos, y mitos construidos en base del sistema patriarcal y hegemónico que hoy en día ponen en tensión cuando se piensa en el concepto de amor.

Actividad destinada a desnaturalizar las situaciones de violencia y concientizar que el amor libre y responsable es posible.

“Para una salida elijo un vestido al cuerpo, y si mi pareja se molesta vuelvo a cambiarme”. “Si me dejas me mato”. “Me revisa el celular, y ya no puedo juntarme con los mismos amigos ni amigas”. “El amor todo lo puede”. “El amor es para siempre”. “Por amor, se perdona todo”. Estas fueron algunas de las situaciones que se fueron poniendo a la luz para reflexionar de qué manera se puede abordar estas instancias, siempre pensando en la construcción de un vínculo afectivo con un otro a base del respeto. En este sentido, se puso en consideración que la comunicación también es lo principal, ser conscientes de un vínculo libre, ser responsables y abiertos para poder repensar ante estos contextos.

El trabajo de la Consejería de Género

En la ciudad de Pérez se creó este espacio en noviembre del 2020 para acompañar y asesorar a las mujeres que estén atravesando situaciones de violencia. Vía Pérez pudo dialogar con Clara Vivaldo y Alma Togachensko, juntas trabajan como mediadoras de la Consejería de Género y actualmente se encuentran recorriendo todos los barrios de la ciudad. Clara, comentó sobre los inicios de su trabajo: “empezamos a salir a los barrios en abril del año pasado, hacemos de nexo y difundimos el trabajo de la Consejería”. A su vez, Alma agregó que el espacio está conformado por una psicóloga, abogada y trabajadora social que “trabajan acompañando a las mujeres dependiendo el asesoramiento que necesiten en ese momento”.

Además, recordaron que todos los jueves las pueden encontrar en el Stand de la Consejería de Género junto con Pérez Móvil. “En este espacio estamos para escuchar y dar a conocer que es un lugar anónimo y seguro para poder apoyarse”, expresó Alma. En la actualidad, es fundamental contar con espacios de contención, escucha y acción. La violencia machista parece no tener freno. Desde la Consejería vienen trabajando de manera activa para poder ayudar, acercar la información necesaria y facilitar el acceso a la justicia que muchas veces terminan lentificando el proceso de las denuncias o están ausentes a la hora de garantizar los derechos de las mujeres.

En relación a esto, las mediadoras reconocieron que los casos aumentaron desde que salieron a trabajar de manera más territorial: “siempre estamos recibiendo consultas de jóvenes entre los 15 a 20 años”, confirmó Vivaldo. En cuanto a las mujeres jefas de familias, aseguraron que está más naturalizado convivir entre situaciones de violencia.“Muchas veces se acercan sus hermanas, sobrinas, cuñadas para buscar información o conocer de cerca de qué manera pueden intervenir en estas circunstancias”, recordó Alma.

En el país se registraron más de 40 casos de femicidios en lo que va del año. En estos días se discutió la inacción del Estado ante el pedido de ayuda de Úrsula Bahillo, el femicidio de la adolescente de 18 años de la localidad de Rojas que murió en manos de su ex pareja, Matías Martínez, un oficial de la policía bonaerense quien tenía carpeta psiquiátrica y otras denuncias por violencia de género. Sin dudas, este hecho pudo haberse evitado si el Estado respondía a tiempo y garantizaba los derechos de Úrsula. Mientras tanto, después de varios días de búsqueda, en el día de ayer, se confirmó el femicidio de Ivana Módica, la mujer de 47 años que era buscada en la localidad de La Falda. Su marido Javier Galván, miembro de la fuerza aérea de Córdoba, quien estaba detenido como sospechoso, confesó ser autor del femicidio y dio a conocer dónde estaba el cuerpo de Ivana. Los femicidios son anunciados, se pueden ver de manera concreta que las mujeres piden ayuda, de a poco se animaron a contar sus experiencias. Hoy las mujeres se animan a denunciar, consiguen una restricción perimetral, pero nada alcanza si nadie controla que se cumplan las órdenes.

Actividad destinada a la concientización del amor sin violenciaimagen

En este sentido, Clara Vivaldo resaltó que “debemos seguir exigiendo y levantando nuestras voces para que el Estado haga algo al respecto y otorgue los recursos necesarios a todas las provincias, para que haya más profesionales que ayuden en las consejerías y se genere un soporte para todas las mujeres que están pasando por una situación de violencia”. Además, Alma Togachensko destacó la importancia de la implementación de la Ley Micaela en todas las instituciones públicas: “creo que es fundamental que en las comisarías haya perspectiva de género, y que todos los funcionarios públicos estén capacitados para que esto deje de suceder”.

Desde la Consejería de Género aseguraron que siguen trabajando para crear mayor concientización y llegar cada vez a todas las mujeres que estén atravesando por situaciones de violencia. Para poder acceder al asesoramiento y acompañamiento de las profesionales pueden comunicarse al teléfono celular 03416 851456 (la guardia trabaja todos los días las 24 horas) o acercarse a la oficina en calle Medrano 1469 de 7:00 a 13:00 horas o al teléfono fijo 4951200. También recordaron que siguen recorriendo los barrios juntos a Pérez Móvil los días martes y jueves.