Un alumno del primer año del secundario de la Escuela Giachino de Paraná fue descubierto cuando entregaba envoltorios con cocaína a sus compañeros y tenía la intención de venderlos a $ 30 pesos cada dosis.

Una docente de la institución advirtió del hecho y ante esto autoridades del establecimiento dieron aviso a personal policial e intervino efectivos de las Divisiones de Minoridad y toxicología.

El jefe de la Dirección de Toxicología de la provincia, Cristian Hormaechea dijo al El Once que “los niños están bien de salud” y agregó: “Se incautaron cuatro envoltorios con distintos pesajes, que hacen un total de siete gramos aproximadamente”.

Los efectivos confirmaron que los envoltorios contenían clorhidrato de cocaína, que no era de alta pureza “porque tardó en reaccionar al reactivo”. Los chicos implicados tienen edades que van desde los 10 a 12 años y el mismo Hormaechea afirmó que la situación se da en un contexto de vulnerabilidad en donde la escuela actúa como un marco de contención.

La fiscal interviniente Evangelina Santana dispuso que los menores fueran trasladados al hospital San Roque, donde se determinó que se encontraban “en buen estado de salud” y que no habrían ingerido la sustancia de los envoltorios.

El director de la escuela Gustavo Sack dijo que uno de los menores habría querido vender los envoltorios de cocaína a 30 pesos cada bolsita durante los recreos.

La comunidad educativa se movilizó y hubo una reunión con los padres y los directivos de la escuela que pasaron grado por grado para llevar tranquilidad a los alumnos.