Un insólito hecho se dio en Feliciano, cuando una familia fue engañada por un delincuente, que decía ser curandero. Una mujer denunció que le había dado asilo a un hombre, oriundo de Rosario, que decía ser curandero y además vendedor ambulante.

El sujeto se aprovechó de las creencias de la familia, y utilizó un producto veterinario somnífero, durmió a todos los integrantes de la familia, dos mujeres y un hombre, y les robó sus pertenencias.

El supuesto curandero se llevó dinero en efectivo y una motocicleta. Tras percatarse de lo sucedido, una de las mujeres advirtió a la policía, que dio con el sujeto tras un operativo cerrojo.

El hombre quedó detenido en la Jefatura de Policía Departamental. La familia engañada fue trasladada al nosocomio local, donde se encuentran internados por la fuerte dosis del somnífero animal ingerido.

El fiscal ordenó el secuestro de celulares, dinero y la moto.