Las primeras dosis de la vacuna Sputnik contra el coronavirus llegaron a Entre Ríos el pasado 28 de diciembre, a partir de allí el gobierno de la provincia puso en funcionamiento el plan de inmunización para comenzar a vacunar, en primer lugar, a los grupos de riesgos.

El recibimiento, distribución y aplicación de las dosis requiere de un trabajo en conjunto entre la Fuerza Aérea y las autoridades sanitarias. En tal sentido, el licenciado Enzo Buccarello, encargado de la logística y, además, miembro del COES de Entre Ríos, explicó que “todo el proceso comienza con los pedidos de vacunas en el Ministerio; se organizan la cantidad y el tipo de vacunas”.

Precisó además que “en este momento estamos recibiendo la Sputnik, que es la vacuna rusa, con dos componentes; y la de AstraZeneca-Oxford, que es otro tipo de vacuna que se mantiene en otro rango de temperatura que es de heladera; mientras que la rusa en un rango de entre 18 y 20 grados bajo cero”.

Respecto al almacenamiento de las dosis, el profesional señaló: “tenemos esa opción en la Fuerza Aérea, con una cámara distribuida en tres módulos, uno de los cuales trabaja hasta 25 grados bajo cero; y el otro, que son dos, trabaja a temperatura de heladera y se puede bajar un poco más. Tenemos controladas y monitoreadas las dos vacunas cada dos horas; y cuatro veces al día se revisa el interior”.

Traslado

Buccarello explicó que en el caso de la vacuna Sputnik el traslado “se realiza con placas de congelamiento que van congeladas en ultrafreezer y garantizan una autonomía de viaje dentro de las conservadoras de 24 horas para la distribución en Entre Ríos”.

”Respecto a las vacunas de heladera, van con geles y las preparamos para una autonomía del viaje más largo, que puede ser Islas, San Jaime, los puntos más lejanos de la provincia”, acotó.

Aseguró finalmente que “la cadena de frío desde que llegan a la base se controlan; vienen con placas de ultrafreezer, con aporte de hielo seco, a una temperatura de entre -60 y -70 grados y nosotros logramos con los ultrafreezer hacer la misma logística, sin la necesidad del aporte de hielo seco porque le damos una autonomía de 24 horas”.