Se trata de Milo Francisco Díaz Hernze, el pequeño que padece "el envenenamiento de la sangre". 


Una triste situación le toca vivir a una familia de Paraná, ya que el hijo de una pareja, padece una extraña enfermedad conocida como “el envenenamiento de la sangre”. Si bien el niño está estable en terapia intensiva, es uno de los niños que se encuentra más grave a causa de una enfermedad así. 

Milo Francisco Díaz Heinze tiene tres años permanece estabilizado en el servicio de la Terapia Intensiva del hospital materno infantil San Roque de Paraná. “Está estable, pero es uno de los pacientes más graves que hay”, aseguró Paula Franco la hermana del niño a El once

Luego, agregó: “Tiene una infección en la sangre, que atacó más del 70%, y tiene implicado todo el sistema respiratorio, sobre todo, el pulmón izquierdo que es el que está más afectado. De ayer a hoy se notó en las placas la lastimadura en uno de sus pulmones. Y si era necesaria una transfusión de sangre, la iban a hacer”, señaló Franco.

Un nene de tres años de Paraná lucha contra una enfermedad en la sangre y la familia pide ayuda

“Los médicos están intentando todo lo posible porque él tiene mucha fuerza”, comentó la joven quien además aseguró que el niño era un nene sano y que nunca había sufrido ni una gripe y remarcó “somos siete hermanos y nunca nos pasó nada a ninguno de nosotros”. 

Luego de la descripción, la joven contó que está muy agradecida por las cadenas de oración por la salud de Milo, “porque dan aliento a toda la familia, ya que nunca pasamos por algo así y está bueno sentir que la comunidad te apoya”.

Por su parte, el cuadro de Milo comenzó hace cuatro días cuando lo medicaron por una supuesta alergia por la que fue atendido pero que “en ningún momento” calmó la erupción que tenía. “Estuvo decaído, con vómitos, dolores de panza y oído, hasta que las manchas comenzaron a unificarse en la cara y el resto del cuerpo”, rememoró su hermana.

Desde entonces, le diagnosticaron sepsis, que es una infección que ataca todos los órganos hasta quitarle vitalidad. “Hoy tiene más comprometidos los órganos respiratorios. Los médicos buscaban estabilizarlo porque tiene mucha fiebre y la presión muy baja, para después determinar dónde está alojarlo el virus”, explicó Paula Franco. 






Comentarios