Investigan a efectivos que podrían haber sido los culpables de la muerte del joven en Paraná. 


Tras el crimen de Gabriel Gusmán, “Cabeza de Perro”, el joven de 20 años que flleció quien falleció tras recibir un disparo en la cabeza, los testigos y familiares afirmaron que un efectivo policial fue quien le disparó. Por lo tanto, hay dos sospechosos e investigan la causa. 

La hermana del joven asesinado sostuvo a Ahora, que el fiscal le confirmó que el efectivo sospechado del disparo fatal fue trasladado a la Alcaidía de Tribunales y se le pidió que entregara su arma reglamentaria.

Ante esto, el director de Investigaciones de la Policía de Entre Ríos, Fabio Jurajuría, reconoció ante los medios presentes en el lugar del hecho que “dos efectivos policiales fueron puestos a disposición de la Justicia”.​

Y agregó que aparentemente el hecho sucedió a raíz de un enfrentamiento ​entre jóvenes y la fuerza. “Acá hay problemas de vieja data. Ante la presencia policial se metieron por un pasillo y efectuaron disparos; los efectivos respondieron a su ataque“, aseguró. 




Comentarios