En el lugar realizan labores, van a clases y tiene una hora por semana para utilizar el patio del Penal de Mujeres.


Luego de la excepción por su cumpleaños, Nahir Galarza se deberá adaptar al régimen que llevan las reclusas en la Unidad Penal N° 6 de Paraná. A diferencia de su estadía en la Comisaría de Gualeguaychú, ahora deberá cumplir horarios, realizar tareas y compartir la mayoría de los espacios con las demás mujeres detenidas.

La única cárcel de mujeres de la provincia tiene siete pabellones y en uno de ellos se encuentra alojada la joven condenada a cadena perpetua por el asesinato de Fernando Pastorizzo. Junto a ella, cuatro reclusas más que son policías relacionadas con el narcotráfico o otros ilícitos, según informa Clarín. Esta es una medida para resguardar su seguridad ya que Galarza es hija de un policía y en el mismo lugar esta la viuda de un narco que este mató.

La rutina en el Penal comienza a las 6.30. En ese momento se desayuna y se da inicio a la jornada de trabajo que se interrumpe a las 13 horas para almorzar. En cuanto a la actividad física, Nahir tendrá una hora por semana para salir al patio con sus compañeras del pabellón para hacer ejercicio, tomar aire o simplemente descansar allí. 

“Acá tenemos los tres niveles educativos, primaria, secundaria y universitario. Y un sistema de trabajo donde distribuimos a las internas en distintos labores. Después de desayunar cada una se dirige a su laborterapia del día. Algunas van a la cocina para preparar las dos comidas del día, otra la lavandería, donde se limpian los elementos del día. También tenemos talleres de artesanía y costura“, señaló el director del Servicio Penitenciario, Marcelo Sánchez.

En relación a los quehaceres que deberá hacer Nahir, Sánchez indicó que “todavía no tenemos asignada ninguna tarea. Esta semana es de adaptación y creemos que recién la próxima tendrá un trabajo asignado”. Al mismo tiempo, volvió a remarcar que no recibirá beneficios: comerá la misma comida que las demás y se someterá todas las noches al control de rutina por seguridad.

Durante el resto del día se dictan clases a elección sobre temas que les interesen y a las 21 se sirve la cena y se cierran las puertas del pabellón para que descansen. Esta rutina se repite día a día. “Cada pabellón tiene un día para salir al patio común, donde están una hora. Allí hacen gimnasia, actividades artísticas y también de relajación como yoga“. detalló. Además, comentó que el televisor del salón comunitario funciona hasta las 00.

En cuanto al régimen de visitas, el director del Servicio Penitenciario precisó que sólo se realizan los días miércoles y sábados, de 13 a 17 horas, en el salón comunitario. “Los días especiales, como los cumpleaños, permitimos que los familiares vengan y estén con ellas“, comentó.

Al mismo tiempo, el funcionario señaló que no se descarta la posibilidad de que Nahír sea trasladada, de vez en cuando, por 10 días a la Granja del Penal N°9 de Gualeguaychú para que sea visitada por sus familiares. “Se hace en estos casos para las presas que tienen familiares ahí. Porque ir hasta Paraná son 350 kilómetros de ida y vuelta”, comentó pero desde la Granja señalaron: “No tenemos un pabellón de seguridad para que Nahir se pueda quedar, ya que no podemos mezclarla con el resto de la población carcelaria”.




Comentarios