Ante la cantidad de casos de acoso callejero y dentro de los colectivos, el Municipio de la ciudad de Paraná propuso que todos los ómnibus tengan un botón antipánico para que las víctimas de alguna agresión o acto inapropiado, pueda presionarlo para alertar al chofer y a los demás pasajeros. 

El proyecto fue impuesto por la Subsecretaría de la Mujer de la Municipalidad de Paraná, teniendo en cuenta los datos recabados por una encuesta que se le hizo a los choferes de los colectivos en la que se estima la cantidad de veces que han vivido una situación así.

Una vez que se obtenga toda la información necesaria de las encuestas, el municipio comenzará con el período de capacitación a los conductores para que sepan cómo deben actuar al momento de presentarse un caso de acoso arriba de los coches, ya que en un plazo de 180 días todos los micros deberán tener instalados el botón de pánico y se interactuará con el 911 de la Policía de Entre Ríos.

Sergio Groh, el Secretario gremial de la UTA, comentó que en cuanto a la conducta que deben tener los choferes, "lo primero que tiene que hacer el chofer es llamar al 911, porque nadie puede detener a una persona si no es la policía para que tome las medidas correspondientes".