Ayer martes, una familia de la ciudad de Oberá vivió una situación por demás angustiante, fueron maniatados, amenazados y golpeados por una banda de delincuentes armados que ingresaron a su vivienda en el barrio residencial de Villa Erasmie, exigiendo una suma de 500 mil dólares.

Los asaltantes ingresaron a la propiedad por el patio de un vecino, golpearon al dueño de casa, un empresario del rubro informático, tras lo cual amenazaron con cortarles los dedos a su esposa para que cuenten donde estaba la plata.

Los malvivientes exigían a los dueños de la casa la supuesta entrega de dólares que supuestamente estaban guardados en tres cajas de seguridad digital, inexistente en la vivienda. La inexistencia de ese monto y de las cajas fuertes fue corroborada luego por el damnificado ante las autoridades policiales. El empresario cree que los asaltantes tenían un mal indicio de ellos y de lo que había realmente en la casa.

Sin embargo, los ladrones tras maniatarlos escaparon llevándose dinero en efectivo, computadoras, celulares, las llaves de la casa y el auto del damnificado, que luego fue abandonado que luego fue a abandonado en la esquina de calles Pilcomayo y Saavedra, a una cuadra de la avenida 25 de Mayo.

Luego de liberarse de de las ataduras, el dueño de casa formalizó la denuncia policial. Efectivos de la Unidad Regional II de Policía, Comando Radioeléctrico, Investigaciones y Policía Científica trabajaron en el lugar del hecho.

La Policía montó un amplio operativo de búsqueda de los asaltantes, que serían cuatro; tres entraron en la casa y uno, les habría estado esperando afuera.

Los investigadores levantaron muestras en la vivienda del damnificado, los portones de la propiedad, en el auto sustraído y rastrean cámaras de seguridad en la zona, para obtener algún indicio de los delincuentes prófugos.