Todo surgió a partir de una denuncia por violencia de género radicada en esta sede policial. Allí una mujer manifestó que era víctima de actos violentos por parte de su concubino de 56 años, solicitando tanto la exclusión del hogar de este hombre como la prohibición de acercamiento a ella y sus hijos menores.

Frente a esta situación, la causa se pone en manos de la justicia local. Por disposición del Juzgado de Familia de Oberá, los uniformados allanaron la vivienda donde secuestraron: una pistola calibre 22; un rifle cal.22; un revólver cal.32 y una escopeta cal.14. Además, un rifle de aire comprimido y todas las municiones. Asimismo, el hombre fue notificado de la medida cautelar y se retiró del lugar.

Fuente: Oberá Online