Luego de casi tres años de la denuncia realizada en el mismo día de la madre en el año 2018, el Tribunal Penal Uno de la localidad de Oberá condenó a Getulio Rodríguez de 61 años a 16 años de cárcel por violar a la nieta de su concubina reiteradas veces.

El hombre fue condenado por ser autor penalmente responsable de los delitos de abuso sexual simple y abuso sexual con acceso carnal agravado por la guarda y convivencia, reiterados y varios hechos en concurso real.

El hombre luego de ser informado de su condena se negó a firmar el acta de su condena sin embargo esto no invalida el proceso.

Según el testimonio de la víctima en Cámara Gesell brindó suficiente evidencia como para complicar a la pareja de su abuela materna quien aprovechaba cuando su madre se iba a tarefear y la dejaba con la abuela y este hombre.

Además las pericias ginecológicas realizadas a la niña confirmaron que la pequeña presentaba signos de abuso de larga data.

La pesadilla de la niña salió a la luz luego de que un domingo 21 de octubre del 2018, una madre se acercara ante la Comisaría de la Mujer de San Vicente a denunciar los hechos cometidos contra su hija.

La fiscal Estela Salguero enumeró las pruebas en contra del imputado y subrayó que “no hay ningún tipo de dudas de que Rodríguez es el autor del hecho”.

En su alegato, subrayó que al tratarse de un delito que se cometió en la intimidad no existen testigos presenciales, por lo que se debe ponderar el testimonio de la menor.

“No hay mayores pruebas de que lo que comenta la víctima, y la abuela admitió que convivía con el acusado, lo que agrava la imputación. No hay ningún tipo de dudas de que Rodríguez es el autor del hecho”, remarcó la representante del Ministerio Público Fiscal.

Por cualquier situación de abuso en niños, niñas y adolescentes llamar gratuitamente a la línea 137, que funciona las 24 horas toda la semana.Misiones Online

El hombre que fue condenado sostuvo su inocencia durante todo el proceso “Me acusan de algo que no hice. Soy una persona grande, cómo voy a hacer eso. Que me maten acá nomás”

La niña padeció durante mucho tiempo no solo los inhumanos actos del depravado, sino de la falta de protección de su abuela quien según testimonio, sabía de lo sucedido y no hizo nada.

Incluso en una ocasión encontró infraganti a su pareja abusando de su nieta, sin embargo castigó a la menor dejándola en penitencias de rodillas mirando hacia la pared y no denunció el hecho. Además amenazó a la niña para que no cuente de lo sucedido.

La Fiscal Salguero solicitó una pena de 17 años de prisión, apenas un año más que lo que finalmente impuso el Tribunal presidido por el magistrado Francisco Aguirre, quien fue secundado por sus pares José Pablo Rivero y Jorge Villalba.

La defensa de Rodríguez, en tanto, estuvo a cargo de Pilar Congost, fiscal en lo Civil, Comercial, Laboral y de Familia de San Vicente, quien ofició de defensora oficial subrogante.

Margarita Linder estuvo a cargo del ministerio pupilar en representación de la víctima.

La lectura de los fundamentos de la sentencia está prevista para el próximo 4 de agosto, a las 12.