Los trabajadores de la Cooperativa Citrícola y Agroindustrial de Misiones (CCAM) se manifestaron preocupados por los movimientos de equipos y maquinarias que notaron fuera del predio de la cooperativa, temen un posible desmantelamiento del lugar pese a tener su audiencia conciliatoria ayer en el Ministerio de Trabajo.

Algunos obreros hicieron llegar al diario El territorio, documentación fílmica del movimiento de maquinarias y vehículos fuera del predio de la cooperativa sobre el kilómetro 851 de la ruta nacional 14, sin embargo, pidieron mantener su identidad oculta ya que temen posibles represalias.

Los trabajadores catalogan estas acciones como “una maniobra de vaciamiento de la entidad y que están desmantelando todo”. Sin embargo, el presidente de la Cooperativa, Carlos Satur, prefirió mantener el silencio frente a la preocupación y angustia de los trabajadores de la Citrícola.

Por ello, el secretario general de la Unión de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre) seccional Alem, Ramón Zabal, expresó que esta maniobra se viene dando de hace un tiempo, “hace varios meses que (el Consejo de Administración) viene vendiendo tractores, camionetas y el pasado miércoles sabemos que sacaron un auto elevador y una línea completa de producción”

Agregó también que la situación “trae mucha preocupación a los trabajadores por eso como gremio hemos hecho comunicaciones y pedimos a las autoridades competentes que urgente tomen medidas para evitar este vaciamiento”

Señalan que esta es una maniobra de desmantelamiento.

La Cooperativa no se halla en un buen momento, ya que posee una deuda con los empleados de la CCAM de al menos dos o tres quincenas, “recién esta semana nos pagaron el aguinaldo” afirmaron los obreros.

Los obreros sostienen que estas maniobras son un intento de vaciamiento por parte del Consejo de Administración de la Cooperativa, ya que señalaron que están vendiendo maquinarias que fueron compradas recientemente, y que trajeron importantes beneficios a la producción.

Con respecto a esto, agregaron los obreros que “en vez de vender, si es que es necesario, alguna de las líneas viejas desmantelan y venden todo lo nuevo, están dejando la cooperativa sin nada y cuando la querramos hacer funcionar no habrá nada”.

Y señalaron también, que mientras las voces oficiales tratan de instalar que aún deben cobrar por gran cantidad de jugos concentrados que poseen y están a retirar, los trabajadores muestran fotografías de cámaras vacías sin ese producto.

La situación llevó que varias organizaciones políticas partidarias, como el bloque de diputados del Partido Agrario y Social (Pays), en la Legislatura provincial pidieran un informe para que a través del Ministerio de Acción Cooperativa, Mutual, Comercio e Integración se verifique el estado de situación de la entidad y se describa a través de un inventario los bienes que posee la CCAM.

Fuente: El territorio