La Prefectura Naval incautó en un operativo en la localidad de Santa Ana más de 300 kilos de marihuana ayer en un patrullaje nocturno, acopiados en 20 paquetes.

El operativo nocturno contó con la presencia de Ruffo, un perro entrenado para detectar narcóticos. La droga, dividida en 373 ladrillos, estaba acopiada a la altura del kilómetro 1604 del río Paraná y se presume que alguien la debía buscar.

Fue secuestrada por indicaciones de la Fiscalía Federal 1 de Posadas, a cargo de Jorge Campitelli. Por el hecho no hay detenidos.

La fuerza federal estimó que el valor de mercado supera los 31 millones de pesos.