Las propietarias de peloteros de la ciudad de Oberá, Maria Beatriz Alegre y Graciela Kupski, fueron recibidas en la Defensoría del Pueblo por su titular  Patricia Nittmann. En dicho encuentro plantearon la necesidad de la habilitación del rubro tras estar inactivo desde hace 8 meses.

Según indicaron las empresarias, desde el inicio de la pandemia que deben absorber gastos de alquiler, personal y servicios varios. De no ser habilitados solicitan subsidios a los fines de garantizar la subsistencia del rubro.

Ambas indicaron que los locales son grandes, y solicitan que se tenga en cuenta el protocolo que aprobaron a gastronómicos o que se limite el rango de niños que puedan asistir, de cauerdo a la cantidad de metros cuadrados de cada local. De no encontrar alguna solución, solicitaron una reunión con el intendente.