El Concejo Deliberante de Guaraní, declaró por unanimidad la Emergencia Hídrica en el Municipio. El ejecutivo local  comenzó con la instalación de tanques públicos en distintos barrios. Ayer se instalaron tres en Villa Sommer, distribuidos de manera equidistante.

A partir de ahora en esta localidad está prohibido el uso del agua potable para lavar autos, cargar piletas o lavar la vereda. La bajante del agua en el lago, dónde está la toma de la planta potabilizadora en Guaraní afectó a la garantización del suministro del servicio en los hogares.

"Si bien en el pueblo todavia hay agua, estamos aconsejando que cuiden el agua, pero lo que más estamos sufriendo en las colonias donde los animales no tienen agua y en algunos barrios como tareferos y Sommer son los mas afectados porque no tienen pozos perforados, pero les estamos asistiendo", sostuvo el Intendente Miguel Vargas a El Territorio