El hombre tiene 35 años y vive con su esposa e hijas. Tuvo que devolver la que le habían prestado.


Sergio Carballo tiene 35 años y perdió las piernas en un accidente, que le condicionó la existencia de por vida. El hombre pide colaboración a la comunidad para ver si puede conseguir otra silla de ruedas para poder moverse.

En la actualidad, Sergio vive en Oberá junto a su familia, compuesta por su esposa y sus dos hijas de 10 y 6 años. Quienes puedan colaborar con Carballo pueden contactarse al celular 3755 241554.

“Cobro una pensión no contributiva y apenas me alcanza para comprar algo de mercadería, no me alcanza para comprar una silla de ruedas. Usaba una que era prestada y tuve que devolver, por eso ahora me arrastro por el piso. No tengo otra alternativa”, comentó en El Territorio.

Entre otras secuelas padece una traqueotomía permanente que lo limita aún más, lamentó.




Comentarios