Aún se desconocen los motivos por los cuales abandonó su vehículo en las inmediaciones y se arrojó al agua.


Efectivos policiales hallaron muerto a un hombre en el río Limay. Si bien se reveló que se trata de un taxista que dejó su vehículo en calle Anaya y se lanzó al agua lejos de los balnearios habilitados, por lo que los motivos por los que se arrojó son una incógnita.

Según precisó lmneuquén, la policía lo encontró el jueves 6, aproximadamente a las 19:30 horas, cuando un vecino lo vio y se arrojó para rescatarlo en las inmediaciones de Isla Verde. Quien confirmó la noticia fue Francisco Baggio, subsecretario de Protección Ciudadana.

El hombre dejó abandonado su auto y se arrojó al río. Su familia reconoció que estaba depresivo (web).

“El cuerpo venía sin signos vitales flotando en el río y a la altura del barrio La Zagala, un vecino lo divisó y se arrojó al agua, en una actitud heroica porque no era guardavida ni rescatista. Trató de mantenerlo a flote hasta que se dio aviso al balneario Sandra Canale”, confió el funcionario.

Baggio reveló que se montó un operativo en la zona, en el que cinco guardavidas ayudaron a retirar el cuerpo y al hombre que intentó salvarlo, ya que estaban a mil metros del brazo interno del balneario habilitado en la zona. “Los llevaron hasta el río Grande y de ahí con el SIEN al hospital, pero ya sin signos vitales”, sintetizó.

Un bañero de 22 años lo vio e intento rescatarlo, pero no pudo (web).

“Calculamos que estuvo unos 20 minutos flotando desde el cauce mayor hasta la Isla Verde, si no fuera por el vecino el cuerpo se hubiera hundido y la maniobra de búsqueda hubiese sido más difícil y extensa en el tiempo”, afirmó el subsecretario, que confirmó que le practicaron Reanimación cardiopulmonar (RCP).

Por otra parte, la comisario inspector Mónica Carrasco detalló que se iniciará una investigación y caratuló el caso como “muerte dudosa”.

Calificaron el caso como “muerte dudosa” (web).

“Estamos esperando la autopsia para ver si se confirma esta versión que se habría arrojado al agua porque estaba vestido y la familia certifica que estaba en un pozo depresivo”, remarcó.

“No tenemos testigos al momento que se arroja o que lo hayan arrojado. Tenemos al joven de 22 que lo vio con vida y se arrojó para salvarlo y, a su vez, también tuvo que ser rescatado porque se lo llevaba la corriente”, sintetizó Carrasco, que aclaró que el hombre de 60 años había dejado su auto abandonado y con dos billeteras con dinero en el interior.




Comentarios