Un policía armado se atrincheró en una casa de Godoy Cruz junto a su expareja y otro hombre y tuvo que intervenir el Grupo de Resolución de Incidentes y Suicidios (GRIS) y el Grupo Especial de Seguridad (GES).

//Mirá también: Detuvieron a una mula que llevaba cocaína en la vagina

Las negociaciones se extendieron por una hora y media hasta que el efectivo liberó a las personas que mantenía retenidas. Ambas se encuentran en buen estado de salud. En tanto el policía depuso su actitud y terminó apresado.

El incidente comenzó alrededor de las once de la mañana de este domingo en una casa en Groussac al 1.525.

El efectivo, que cumple funciones en la Unidad Motorizada de Acción Rápida (UMAR), se había encerrado con una mujer -que sería su expareja- y otro hombre que estaba en el domicilio, poniendo en riesgo la vida de los tres.

La situación habría comenzado a partir de una discusión entre la mujer y el policía que fue escalando en intensidad hasta que el hombre, fuera de si, decidió tomar de rehenes a la ex pareja y el otro hombre que había en la casa

Según fuentes consultadas, al momento del hecho el uniformado poseía bajo su poder el arma reglamentaria, lo que había elevado el grado de tensión dentro de la casa.

Personal del GRIS y GES se acercó de inmediato al domicilio para avanzar con la negociación con el colega de la UMAR atrincherado y asegurar así la vida de los implicados.

Tras una hora y media de operativo, los uniformados ingresaron a la casa, previo consentimiento del atrincherado, y salvaron a las dos personas cautivas.

//Mirá también: La encañonaron cuando se subía al auto y se lo robaron

A ambas víctimas les realizaron una revisión médica por el personal del Servicio de Emergencia Coordinado (SEC) y se encontraban en buen estado de salud.

En el caso del efectivo, fue detenido y quedó a disposición de la justicia.