Hoy se llevó a cabo, de manera virtual, la audiencia pública donde las distribuidoras eléctricas plantearon el porcentaje de aumento que pretenden para las tarifas de los usuarios en general. El EPRE propuso un incremento del 22 por ciento para los domicilios particulares. Lo que define técnicamente esta reunión es analizar el posible aumento del Valor Agregado de Distribución (VAD), el ítem de la factura de luz que define el gobierno local.

El organismo de control presidido por Andrea Molina comunicó los resultados de sus estudios para determinar el nivel de adecuación de VAD para cada distribuidora.

Mediante un comunicado explicó que “a partir del análisis de la estructura de costos eficientes determinados en la última Revisión Tarifaria Ordinaria y una evaluación del impacto real de los mismos, conforme lo prevé el procedimiento vigente”. El trabajo estableció que sería necesario un incremento promedio del 22% de la tarifa para los usuarios residenciales, que representan el 85% del total provincia. En cambio, para las distribuidoras ese aumento promedio debería ser aproximadamente del 33%.

Finalmente, el gobierno provincial deberá definir si ese aumento se aplicará o no. En caso de avanzar con la suba, también deberá establecer el porcentaje (habitualmente coincide con la estimación realizada por el EPRE), cómo es implementará y desde cuándo regirá.

Uno de los expositores en la audiencia fue el diputado Mario Vadillo que solicitó se suspendan los incrementos hasta que cese la pandemia. “Los usuarios tienen limitados sus ingresos que son necesarios para poder pagar, de hecho se las distribuidoras se han abstenido de efectuar suspensiones o cortes del suministro por falta de pago a 69.833 facturas desde el 25 de marzo a la fecha, justamente a familias que ya no podían pagar, menos ahora con un nuevo aumento”, destacó.

Más adelante afirmó que los aumentos violan la Revisión Tarifaria 2018-2023 dado que “se está modificando de hecho las proporciones de las categorías de usuarios al imponer en forma asimétrica los porcentajes de aumento . Además, aclaró que muchos comerciantes están endeudados por no haber podido trabajar al 100% en pandemia.

El trabajo de ente de control considera que, de acuerdo al consumo del usuario y su categoría tarifaria, la actualización del VAD promedio debe ser:

- Los usuarios residenciales con consumos bimestrales menores a 300 kWh recibirán un incremento promedio del orden de los $70 mensuales (14,9%). Son 217.096 usuarios (40% del total).

- Los usuarios residenciales con consumos bimestrales de 300 kWh a 599 kWh recibirán un incremento promedio del orden de los $306 mensuales (22,2%). Son 171.930 usuarios (32% del total).

- Los usuarios residenciales con consumos bimestrales mayores a 600 kWh recibirán un incremento promedio del orden de los $690 mensuales (26,6%). Son 155.656 usuarios (29% del total).

- El resto (pequeños y medianos comercios, riego agrícola, industrias) verán una variación promedio a usuario final del 27%, de acuerdo a sus consumos, categoría tarifaria, contrataciones y estacionalidad.

Fuente El Sol y Mendoza Post