Involucrarse y creer en sí misma son el leit motiv de Carla Conte Zimmermann, la veinteañera de Godoy Cruz que estudia para ser pilota de avión y que hace unos meses dejó muy bien parada a Mendoza en el certamen Miss Mundo Argentina, ya que quedó en tercer lugar.

Esta joven inquieta, que además es la fundadora de la organización Mujeres Seguras, el miércoles se sumó a Papá Noel para recorrer merenderos del Gran Mendoza, donde también cocinó una receta que le habían pedido para Miss Mundo.

“Para las fechas navideñas siempre colaboro con alguna iniciativa. Hace muchos años que trabajo en conjunto con Puente Vincular, una asociación que preparara la cena navideña a las personas que viven en situación de calle, otros años el evento se ha realizado en peatonal Sarmiento, pero esta vez se hizo imposible por por obvias razones, entonces me pregunté qué otra acción podía realizar; nunca estoy quieta”, contó Carla.

Así fue que llegó la oportunidad: una amiga consiguió que le donaran juguetes y la invitó como representante de Mujeres Seguras a repartirlos en unos siete merenderos del barrio La Favorita. “Fue hermoso; una experiencia increíble. La gente nos esperaba en las calles, nos daba la bienvenida. Tenían una cara de felicidad... Es como cambiarle el día a esos niños a esas madres. Además uno de los uno de los voluntarios se disfrazó de Papá Noel. Así que los chicos estaban felices de ver a Santa. Fue un momento hermoso, la gente nos recibió con una sonrisa preciosa”, recordó.

Carla Conte Zimmermann
-¿Cómo viviste la experiencia del certamen Miss Mundo Argentina?

-Quedé en la tercera posición a nivel nacional y la verdad que es que me sirvió un montón para Mujeres Seguras porque me permitió llegar a lugares donde no hubiese podido llegar sin la plataforma de Miss Mundo Argentina. Muchas mujeres de otras provincias se contactaron conmigo, incluso muchas de ellas están interesadas en replicar la iniciativa en sus provincias. Así que por supuesto que fue muy muy muy positivo porque me permitió poner en mi trabajo en una vidriera para que todo el país la pudiera ver.

Por otro lado, me dio muchísima más fortaleza para poder seguir con mi labor porque realmente la labor de llevar a cabo una iniciativa como ésta no es fácil. Hay días que te levantás y no querés saber más nada; requiere una gran fortaleza mental, mucha fortaleza interna porque nada más y nada menos está levantando a otros.

-¿De dónde surge esta idea de fundar Mujeres Seguras?

-Desde muy chica tuve a mi mamá en depresión mucho tiempo y siempre me pregunté por qué no existían algún tipo de lugar para contención para mujeres como mi mamá. Ella por ahí tenía algunos prejuicios con el tema de ir al psicólogo o ir al psiquiatra. Entonces pensé ‘y quiero un lugar donde haya mujeres que estén pasando lo mismo que puedan sentir acompañadas’. Fue mi experiencia personal la que me motivó.

Por otro lado, en mi adolescencia, en el colegio, en la facultad reafirme lo importante que es la autoestima. Tener confianza en uno mismo para lo que sea que vas hacer. La autoestima es el final y la base fundamental en la vida de cada ser humano. Eso es en mi concepción el pilar fundamental de Mujeres Seguras: “la autoestima”.

-¿Cuál es el objetivo de la entidad?

- Una mujer segura de sí misma es una mujer que va a estudiar lo que ella quiere estudiar. No va a sentir presión de que tiene que ser o tener tal o cual profesión, sino que va a ser una mujer segura de sí misma segura de sus convicciones. Una mujer segura también transmite seguridad a quienes la rodean ya sean familia, amigas o amigos, sus hijos.

La organización está conformada por dos psicólogas voluntarias, dos chicas que son coach ontológico, varias voluntarias y muchas personas que se suman a colaborar aportar con esta iniciativa.

Uno de los objetivos de Mujeres Seguras es en primer lugar construir autoconfianza, construir autoestima en mujeres y niñas. Somos conscientes de que para construir su autoestima necesitamos la ayuda de profesionales y la psicología es la herramienta que nos permite poder construir el autoestima. También es una forma de poder acercar la psicología a la comunidad porque por ahí a veces la comunidad no va la psicología. Entonces, en Mujeres Seguras actúa como una especie de puente.

-¿Cuándo surge?

-La idea la tengo hace como cinco años, pero la pude materializar hace tres años, que venimos trabajando con estos talleres de autoestima.

-¿Cómo hicieron este año?

-Durante este año fue un gran desafío, gigante, porque nos tuvimos que enfrentar con la virtualidad. Por ahí para una persona que está más familiarizada con las plataformas es un poco más fácil.

Este año me encontré con muchísimas brechas, por ejemplo, una de ésas fue la socioeconómica. Muchísimas mujeres me decían ‘Mira no tengo ni siquiera para comer, no tengo internet, no tengo un plan con datos para poder conectar’. También, en algunos casos, no había más de un teléfono en las casas y realmente se tenían que turnar para poder hacer las tareas o conectarse al trabajo.

Carla Conte Zimmermann publicó en su instagram las fotos de la donación de juguetes en el barrio La Favorita.Instagram / @carlacontezimmermann
-¿Cómo afectó el coronavirus?

-Creo que en esta pandemia también hubo muchas pandemias paralelas y una de esas fue en la violencia de género. Otra también fue la crisis de ansiedad: muchas mujeres sufrieron crisis de ansiedad por tener que lidiar con su casa, su trabajo virtual, o las que se quedaron sin trabajo... también se le sumó que tenían que ayudar a sus hijos con las tareas. Entonces fue demasiado estrés y muchísima tristeza. Realmente desde Mujeres Seguras no podemos dejar a las mujeres solas en esto en este momento.

-¿Qué proyectás para el año que viene?

-Este próximo 2021, si lo permite la pandemia, tenemos planificado volver a nuestros encuentros presenciales que se realizan semanalmente. No sabemos bien todavía en qué horario porque realmente es como que está todo sujeto a lo que vaya pasando con el tema pandemia. Tenemos un grupo de mujeres adultas y un grupo de jóvenes y adolescentes.

Para el futuro, hablamos con Cecilia, la encargada del merendero, para que podamos ir junto con el equipo interdisciplinario de Mujeres Seguras a dar talleres de autoestima a los niños que asisten al merendero porque los niños necesitan tener un espacio de contención

-¿Cuál creés que es la importancia de su labor en la sociedad?

-Creo que es de vital importancia. Me parece que no hay nada más importante que un niño una niña una mujer una persona que cree en sí misma.

Carla Conte, fundadora de Mujeres Seguras.
-¿Qué te dejó este año?

-La pandemia me enseñó a ser agradecida, más aún de lo que ya era por todo por todo todo lo que lo que tenemos. Creo que como sociedad debemos ser agradecidos, dejar de ver la mitad del vaso vacío y empezar a ver la mitad llena. Es agradecer por todo lo que tenemos y pensar más en el otro.

Muchas veces escuchamos ‘¿Pero que voy a ayudar yo si no tengo ni para mí?’. Eso que para vos es mínimo para otro puede ser un montón y puede transformarle el día. Podés alegrarle el día, la semana, el mes.

Entonces creo que lo que tenemos que revisar como sociedad es tener un poco más de calidez humana, más sensibilidad con los demás, ponernos en el lugar del otro. Y sobre todo no debemos mirar hacia otro lado: hay que involucrarse.