Luchadora incansable, amabilidad y una capacidad deslumbrante, son algunas de las cartas de presentación que ofrece Julieta Gélvez cuando se interactúa con la piloto de Mendoza, que es reconocida a nivel nacional.

Julieta Gélvez se suma a la Liga Speed Agro, Fiat y sigue compitiendo en el Top Race Junior, una piloto donde sus vida está marcada por el vértigo de la velocidad. Foto: Gentileza

En las últimas semana, Julieta Gélvez fue convocada para participar de la Liga Speed Agro, monomarca Fiat, haciendo su debut en Toay, provincia de La Pampa.

“Me apasiona el automovilismo y no dudé en participar de la Liga Speed Agro”, confirmó Julieta Gélvez a Vía Mendoza.

Julieta compite en Top Race, y ahora competirá en la monomarca Fiat, que es parte del Turismo Carretera, la pasión fierrera por excelencia del país.

“Al principio vendía hasta panchos, ahora lo manejan mis padres”

Su pasión por el automovilismo comenzó cuando vio una carrera de TC 2000, que ganó Matías Rossi con un Astra: “Fue algo impactante y me propuse armar un karting”, dijo en su momento Julieta, que a los 15 años, compró una estructura de un karting, gracias a la ayuda de su padre, y comenzó “su carrera”.

La polito mendocina que va afondo en la vida y en la pista.

Los comienzos fueron muy duros para Julieta. Los costos económicos eran muy elevados, pero no se dejó vencer, por el contrario, vendió de todo: “Vendía panchos, hamburguesas, de todo para costear los gastos, hasta cartones”, recordó sobre aquellos primeros cambios en su vida, donde también tenía otros trabajos como atención al público en un negocio, trabajó en talleres mecánicos, vendió cable canal, y en la actualidad trabaja en Toyota.

La piloto, oriunda de Colonia Segovia -Guaymallén-, sobre aquel negocio, remarcó: “Fue un microemprendimiento, ahora es un delíbery que manejan mis padres, debido a que la pandemia no hizo reestructurar la vida”.

Debutó en el campeonato Mendocino de Karting en la super 4T, y con 9 años de aquella hazaña, donde se costeaba sus gastos, y estudiaba mecánica, conocimiento que la llevó a armar sus motores.

Julieta Gélvez: “Mi sueño es correr en el TC 2000”

“No hay diferencias en el automovilismo, el machismo está en la calle”

Con 17 años corría en la misma pista junto a 30 hombres, pero eso no fue un obstáculo para su desarrollo deportivo.

“En el automovilismo no hay diferencias. El machismo está en la calle, y la mujer debe convivir con eso, desde que cierra la puerta de su casa y sale a la calle”, remarcó Julieta, quien reconoce a su vez, que “sí existe esa diferencia cuando hablas en los planos económicos. Cuando vas a buscar una publicidad o hablar con un sponsor, se nota una inclinación favorable al hombre”.

Vitarti Girls Team, el equipo que entró en la historia

Julieta Gelvez corre con el número 55 en el Vitarti Girls Team, único equipo integrado por mujeres del automovilismo.

Vitarti Girls Team, el equipo de automovilismo integrado sólo por mujeres y donde Julieta Gélvez comanda el 55. Foto: Vitarti Girls Team

El Vitarti Girls Team es una realidad que cambió el estereotipo del automovilismo argentino, marcando un hito histórico, teniendo en cuenta que en el país, participan, trabajan y compiten cerca de 3000 mujeres.

“Es algo fantástico, nunca se dio que un solo equipo estuviera integrado por mujeres. Sí hay muchas chicas trabajando en distintos equipos, pero no como el nuestro donde todas somos mujeres”, adelantó Julieta, quien reconoció el trabajo de “Romina Castro -ingeniera de pista-, Lorena Peña -coaching-, Lourdes Aguirre y Agustina Carreira -mecánicas- y Tamara Vitarti -dueña del equipo-, son una genias”, destacó.

Liga Speed Agro Racing, el nuevo desafío

Julieta, con 27 años está imparable. Correrá la Liga Speed Agro Racing, “sin dudas que la categoría tiene menos costos que otras. La organización me dio una mano inmensa para que participe y ya hice una prueba en Concepción del Uruguay”, destacó emocionada por el nuevo desafío.

Julieta Gelvez participará en la Liga Speedagro Racing, Fiat, que complementará las programaciones del TC. Foto: Redes sociales

“En lo económico me conviene. Son autos tradicionales de calle convertidos en uno de competición. Sin dudas que esta oportunidad es única y debo aprovecharla. Me ayuda mucho en el plano de marketing ya que la Liga comparte escenario con el TC”, destacó Julieta.

El sueño: correr en el TC 2000

Su sueño aún está vigente, correr en el TC 2000, pero es consciente e inteligente al hablar sobre el tema: “Es sin dudas el sueño de mi vida, pero la realidad me marca que está cada vez más lejos”, comenzó diciendo.

Su carrera en el automovilismo tuvo su inicio a los 15 años “y eso marca muchas cosas”, reconoció Julieta. “Hoy creo que no tengo muchas destrezas y habilidades para ese nivel, además el tema económico y otros factores hacen que todo tenga otra mirada, pero no renuncio a mi sueño”, dejó como mensaje.

La historia de su vida

¡Queremos contar tu historia! Nos interesa lo que tenés para contarnos, escribinos a historias@viapais.com.ar y un periodista de nuestra redacción se va a comunicar con vos.