Durante la madrugada de este sábado dos ladrones interceptaron a un hombre que caminaba por Guaymallén. La víctima resultó ser un policía que estaba de franco pero portaba su arma reglamentaria por lo que repelió el ataque a los tiros y uno de los delincuentes recibió 3 impactos y se encuentra grave.

//Mirá también: Detuvieron a una pareja que intentó incendiar una casa en Tunuyán

El policía, que vestía de civil, caminaba por calle Lavalle y Bandera de los Andes a la 3 de la mañana cuando fue interceptado por dos ladrones armados, los cuales mediante amenazas le exigieron que les entregara todas sus pertenencias.

Según el parte policial, el efectivo a fin de defender su vida comenzó a dispararles a los sujetos con su arma reglamentaria, hiriendo de gravedad a uno mientras que el otro se dio a la fuga.

El oficial inmediatamente se comunicó con el 911, por lo que minutos más tarde, llegó al lugar un movil policial donde encontraron sobre calle Lavalle, a la altura del 1378, al delincuente herido sobre la calzada, también observaron manchas de sangre y un arma de fuego calibre 22, según publicó diario Los Andes.

Bolso con pertenencias

La Policía también encontró sobre la calle un bolso negro que contenía una billetera, un teléfono celular y una gorra, al parecer sería de propiedad del otro delincuente aún no identificado.

El ladrón baleado fue identificado como Oscar Manuel Molina, de 28 años de edad y con frondoso prontuario policial. Una ambulancia lo trasladó de urgencia al Hospital Central, donde los facultativos le diagnosticaron heridas de arma de fuego en el tórax, abdomen, torso y pierna izquierda. Todos los impactos tienen orificio de entrada y salida.

En tanto el efectivo fue trasladado en calidad de detenido y se le secuestró el arma para realizar las correspondientes pericias. En la investigación interviene la Oficina Fiscal 8.

//Mirá también: Desmontaron un invernadero de marihuana en Las Heras que tenía como destino el penal

Cebe destacar que Oscar Molina, que se recupera en el Central de las heridas recibidas tiene un frondoso prontuario que comienza en 2015 cuando fue condenado por venta de drogas y tuvo que cumplir una condena en el penal de Boulogne Sur Mer.

En 2019 fue llevado al complejo San Felipe tras un fallido intento de robo, y en 2020 fue encarcelado nuevamente por hurto. Desde marzo se encuentra en libertad.