Entre vinos y gastronomía, Luján de Cuyo tuvo su “Vendimia en las bodegas” que fue un mix entre presencialidad y virtual.

A las 20.30 abrieron las puertas los doce establecimientos vitivinícolas que participaron del festejo y comenzaron a recibir a un público que llegó curioso a descubrir los detalles del evento que la comuna anunció en octubre del año pasado.

Fue en la Bodega Chandon donde se hizo presente el intendente, Sebastián Bragagnolo, junto a otras autoridades departamentales. Por supuesto, también dijeron presente Guadalupe Athabe Moreno y Yanil Irina Ruiz Dávila, reina y virreina departamental 2020 que esa misma noche renovaron su mandato hasta 2021.

Entre las 160 personas que llegaron hasta el establecimiento en Agrelo, todas con el barbijo y cumpliendo el protocolo pertinente, se destacaron Mayra Tous y Eugenia Serrani, Reina y Virreina Nacional de la Vendimia, y Sofía Leyes (soberana de Godoy Cruz). También el humorista Cacho Garay, que tiene una intervención en la producción audiovisual, participó de la velada especial.

Nicolás Ríos | Los Andes

No obstante, en todas las bodegas hubo invitados especiales, funcionarios municipales y las soberanas que integran la corte lujanina. A la hora 22, tal y como estaba previsto, llegó el momento de disfrutar de ‘Volver a Enamorarse’, la producción audiovisual que reemplazó al tradicional espectáculo vendimial, debido a la pandemia.

La transmisión se hizo en forma simultánea en todas las bodegas, por medio de pantallas led de Zafiro Contenidos, y en las redes sociales de la comuna.

Recuperar el espíritu perdido

La producción audiovisual, basada en la idea original de Nilda Fontana y Niní Fajardo Céspedes, contó con la participación de 140 artistas. Fue producida por el municipio y la realización estuvo a cargo de Film Andes.

El espectáculo -que tuvo toques de humor en cada escena- contó la historia de una crítica de vinos porteña, Nilda, que llegó Luján de Cuyo para recuperar “el espíritu perdido en sus notas”. Si bien primero se mantuvo alejada de la gente, las circunstancias la llevaron a relacionarse con los lugareños y sus paisajes.

A pesar de su resistencia inicial, poco a poco se contagió de la ilusión de las diferentes personalidades lujaninas que entrevistó. Finalmente se enamoró de esa tierra y de su pueblo laborioso: “Estoy en el mejor lugar”, confiesa la protagonista.

Al mismo tiempo que los asistentes seguían atentos la transmisión, se sumaban en cada bodega intervenciones artísticas, a cargo del Ballet de la Municipalidad de Luján de Cuyo y con la música original creada por Juan Pablo Moltisanti.

Tango, cueca, gatito cuyano, chacarera, una zamba, la canción de la Virgen de la Carrodilla (interpretada en vivo, que impulsó a que varios iluminaran la noche con sus celulares) fueron matizando los cuadros para terminar con el tradicional malambo.

Con la emoción a flor de piel y fuertes aplausos, el espectáculo dio paso a la presentación de artistas mendocinos. Los elegidos fueron Sien Volando, Camila Lour, Lunas Morenas, Leo Rivero, Lisandro Bertín, Sebastián Garay, Mariano Dalla Torre, Traveling Van, Mariano Leotta, Javier Rodríguez, Seré Tango y JazzBoard Trío.

Los otros once establecimientos vitivinícolas que formaron parte de la celebración vendimial de Luján de Cuyo fueron: Ojo de Agua, Bresia, Foster Lorca, Familia Blanco Wines, Belasco de Baquedano, A16, Terrazas de los Andes, Susana Balbo Wines, Rosell Boher, Zolo y Kaikén. Esta noche la invitación se repite en los mismos escenarios.

Este texto fue publicado originalmente por Los Andes. Se reproduce aquí con la autorización correspondiente.