Según datos de la Cámara de Turismo local, durante la Semana Santa dejó un saldo positivo para el sector. La ocupación hotelera alcanzó el 90% mientras que el gasto promedio por persona fue de $2.300 pesos por día.

//Mirá también: Día Mundial del Malbec: por qué este vino nos representa en el mundo

Luego de esos días de intenso movimiento a principio de mes, el sector se intranquiliza de nuevo. No hay otro finde XL hasta fines de mayo (24 y 25) mientras que crece la incertidumbre en torno a la situación epidemiológica. Es que si bien, en Mendoza todo sigue funcionando igual, el DNU que anunció el presidente Alberto Fernández mantiene al sector en alerta.

Arturo González, presidente de la Cámara de Turismo mendocina, aseguró que “El de Semana Santa fue un finde auspicioso. Ahora, nuestras expectativas son bajas teniendo en cuenta la situación nacional porque aunque en Mendoza no hay cambios, la realidad es que todo el contexto sanitario país ha generado una retracción en el potencial pasajero y esto se refleja en que no hay demanda. Independientemente, de que el gobernador Suarez no haya adherido al DNU de Nación, no hay demanda, consultas ni reservas”, explicó.

“Nos queda el resto de abril y un mayo muy duro. Si bien, esta época del año es temporada baja y siempre lo fue, siempre hubo mucha gente que elegía viajar en estos meses porque las tarifas son muy económicas. En este 2021 y con el turismo interno habilitado desde junio del 2020 (Mendoza fue la primera provincia que tomó esta medida en el país), la demanda en este período ha sido muy inferior porque directamente no hay movimiento”, dijo el empresario a Sitio Andino.

//Mirá también: Sin restricciones, empresarios gastronómicos y de turismo locales se solidarizan con sus pares porteños

Gracias al Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) de la Nación, se han podido sostener los puestos laborales aunque reconoce que muchas agencias debieron cerrar sus puertas.

El titular de la Cámara de Turismo destacó que “Existen dos temas sobre los cuales no podemos hacer mucho desde el sector: la situación económica y el miedo. Frente a eso, no tenemos solución, porque se trata del miedo de la gente a trasladarse, movilizarse y estar con la incertidumbre de no saber si en su camino le van a cerrar una ruta o no podrá llegar a su destino. A todo esto se suma el golpe al bolsillo que hemos sufrido todos los argentinos/as en general y que se debe a la pandemia. Por eso, no tenemos expectativas pero sí mucha incertidumbre y preocupación”

“Pudimos sostenernos a duras penas tratando de mantener las fuentes laborales y con el apoyo del ATP, pudimos hacerlo el año pasado. Hoy, la situación es diferente, sin los ATP, la cosa cambia y todo se pone más difícil. No hay que olvidar que cuando se desata la pandemia en el 2020, veníamos de un año ‘normal’ digamos y había caja de respaldo. Ahora, venimos con facturación cero, sin reserva financiera y nos encontramos en un momento sin vistas a una resolución a corto plazo”, concluyó Arturo González. Fuente Sitio Andino