El presidente Alberto Fernández entregó este miércoles los primeros tres documentos de identidad a personas que se consideran no binarias, es decir que no se sienten identificadas con el género masculino o femenino. Desde Mendoza, el médico Caro Gero viajó a recibir su nuevo DNI y celebró este nuevo paso.

//Mirá también: DNI no binarios: 25 mendocinos recibirán sus nuevos documentos con identidad autodefinida

El acto se realizó en el Museo del Bicentenario de Casa Rosada y hasta allí llegó Gerónimo Carolina (Gero Caro) González Devesa. El mendocino de 35 años fue la primera persona del país en recibir su documento en el que figura su identidad autopercibida.

La medida permite el acceso al DNI y que el Pasaporte se corresponda con la identidad autopercibida de la persona que lo tramite, a través de la implementación de la nomenclatura “x”, y ya fue oficializada a través del Decreto 476/2021 que se publicó en la edición de este miércoles del Boletín Oficial, previo al acto de anuncio formal de la medida.

Caro Gero fue una de las primeras personas en obtener la partida de nacimiento con género no binario en 2018 en Mendoza y se sumó a la lucha por el documento. Hoy su sueño se hizo realidad y ya no está indocumentado.

Salir de este binomio implica poder empezar a trabajar en un mundo en el que podamos entrar todas las personas y que efectivamente se respeten todas las identidades. Y es maravilloso, es una sensación de que por fin llega”, dijo a Los Andes la subdirectora de Derechos Humanos de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, Eleonora Lamm, unas de las personas que acompañó a Caro Gero en este proceso.

Y agregó: “Gero Caro estuvo 3 años indocumentade, y yo sentía que era un poco mi responsabilidad. ¡Y lo logramos, es inmensa la alegría!”.

Mirá también: Ni hombre, ni mujer, simplemente Caro Gero

Por su parte, el médico habló con Los Andes en 2018 y manifestó: “Hace mucho venía con la idea de salir del binarismo. Incluso cuando me reconocí como lesbiana, estaba en disidencia en términos generales. Los géneros son construcciones sociales, y me pasaba que me enamoraba de las personas. Porque es lo que somos, personas”.

Cómo es vivir en Mendoza sin "ser" hombre ni mujer: la historia de Caro Gero