Hay personas que desde el momento que nacen, saben para que están destinados. Una mendocina, desde muy pequeña, supo que su vida rondaría alrededor del baile. Arrancó su carrera profesional en el Teatro Colón y ahora brilla desde el mejor escenario de Alemania.

Se trata de Daiana Ruíz, la bailarina mendocina que ejerce como segunda solista en la compañía alemana de Stuttgart Ballet. Es de Godoy Cruz y hace 6 años se encuentra en el país alemán.

Sus comienzos en el baile

Daiana baila desde que tiene 3 años. Su mamá había abierto una escuela de ballet, donde enseñaba y bailaba. Ella pasó largas horas en el lugar e iba aprendiendo de lo que sucedía a su alrededor. “Bailaba todo el día”, comentó Daiana a Vía Mendoza.

Sus premios pasos los dio en la escuela de ballet que fundó su mamá, Escuela Bella Durmiente. Foto: Gentileza

Si bien el ballet la envolvía desde el primer momento, la mendocina asegura que era ella la que insistía con bailar. Tuvo la opción de elegir con libertad lo que deseaba hacer y sin pensar, escogió el ballet.

“Creo que el baile fue algo que para mí siempre estuvo muy latente. En ningún momento fue una duda o un esfuerzo”, expresó la bailarina.

A los 12 años ingresó al Teatro Colón, para profesionalizarse. Su familia no podía trasladarse con ella, por lo que durante su estadía, estuvo sola. “Fue uno de los desafíos más grandes”, afirmó.

Daiana baila desde pequeña, creciendo hasta ocupar uno de los roles más importantes de la compañía alemana. Foto: Gentileza

De esa manera hizo toda su carrera en el teatro porteño. Terminó con el promedio más alto y hasta recibió una distinción por ello. Cuando cumplió 16 años comenzó a trabajar como refuerzo del ballet estable del teatro y así arrancó como bailarina profesional. Bailó para el Teatro Colón por 10 años en total.

Hacía los escenarios europeos

Estando en el escenario más importante de Argentina, se le acercó un coreógrafo y le surgió que se probara en las compañías europeas.

La idea le agradó y decidió audicionar en numerosas compañías, recorriendo múltiples ciudades europeas. Había planificado quedarse por poco tiempo, pero finalmente terminó quedándose por 6 años en Alemania.

La historia comenzó cuando se acercó al Stuttgart Ballet para conocer, ya que era una de las compañías que ella más admiraba por su manera de trabajar y prestigio. Le habían adelantando que no tenían contratos para ofrecer, por lo que solamente tomó una clase.

Expresa que está enamorada de la danza y de lo todo lo que conlleva hacerloç Foto: Gentileza

Sin embargo, luego de bailar, el director la llamó a su oficina con una oferta de trabajo. Había una única condición: recién la podría emplear en la próxima temporada que sería en ocho meses. Daiana accedió alegremente, ya que lo pensó como un tiempo de preparación.

A su sorpresa, un mes más tarde la llamaron para ofrecerle un contrato inmediato. Estaba en una gira privada con algunas bailarinas del Teatro Colón.

“Fue terminar esa gira, volver a Argentina, desarmar todo y venir. Mi madre, pobre, de un día para el otro la llamé y le dije que en un mes me iba a vivir a Alemania”, detalló la mendocina.

En el escenario más importante de Alemania

Estaba muy contenta con la sorpresa, aunque admite que fue difícil al principio adaptarse. “No sabía ni inglés o alemán. Además escuchaba algo de Argentina y lloraba. Te emociona mucho escuchar de tu país cuando estas afuera”, expresó.

Dos años más tarde recibió el puesto de segunda bailarina solista, lugar que sigue ejerciendo hasta este momento. Asegura que es un trabajo intenso, hasta 110 funciones por año además de las giras.

Daiana extraña Argentina pero está agradecida y orgullosa de sí misma por los logros que obtuvo en el exterior. Foto: Gentileza

“Han sido un montón de desafíos, muchos roles principales para aprender y bailar”, contó Daiana, agregando que covid modificó pero no frenó su baile.

En el medio sigue estudiando para ser mejor profesional. Actualmente está realizando un curso de Washington, que pudo comenzar gracias a su premio del Consejo Empresarial Mendocino, donde ganó como la mendocina más destacado en el exterior. Asimismo fue reconocida por la legislatura.

Está más que agradecida por su camino como bailarina profesional, y pretende seguir creciendo en todos los aspectos. Y aunque actualmente esté bailando en un prestigioso escenario alemán, una parte de su corazón quedó en la escuela de ballet donde dio sus primeros pasos.

“A esos mendocinos que sueñan, les digo que todo lo que todo lo que hagan, sea con mucho amor, disciplina y entrega. Lo más importante es saber que van a haber momentos felices donde te vas a sentir pleno y también momentos de frustración, angustia y debilidad. Son esos momentos donde uno tiene que mantenerse firme, con las metas claras, para llegar a cumplirlas”, concluyó Daiana.

¡Queremos contar tu historia! Nos interesa lo que tenés para contarnos, escribinos a historias@viapais.com.ar y un periodista de nuestra redacción se va a comunicar con vos.