Conocé el místico pueblo mendocino que conserva intactas las tradiciones ancestrales ideal para desconectarse el fin de semana largo

La Asunción, el místico pueblo lavallino que conserva intactas las tradiciones ancestrales.
La Asunción, el místico pueblo lavallino que conserva intactas las tradiciones ancestrales. Foto: Diario online Mdz

Se aproxima un fin de semana largo en Mendoza y es una buena oportunidad para desconectarse. Conocé el tradicional pueblo mendocino que conserva las tradiciones de los pueblos originarios.

La Asunción es un místico y tradicional pueblo de Lavalle que presenta una multiplicidad de paisajes y ofrece interesantes propuestas para descubrir este fin de semana largo en Mendoza. Conserva intactas las tradiciones de los pueblos originarios que habitaron la Región de Cuyo.

Lavalle se caracteriza por sus paisajes naturales y de médanos, cañadas, ríos, ramblones, bañados y lagunas temporales, que se amalgaman con los espacios urbanos. En ese departamento conviven bosques abiertos de algarrobos y de chañares, lo que lo convierte en un espacio ideal para safaris fotográficos y avistaje de vegetación y fauna.

La Asunción, el tradicional pueblo lavallino ideal para visitar el fin de semana largo

La Asunción se ubica en el desierto de Lavalle, en el noreste de la provincia de Mendoza y a sólo 80 kilómetros de la Ciudad. El territorio posee mucha riqueza cultural originaria de los primeros pobladores de Cuyo, los Huarpes. Además, la devoción religiosa y sus creencias paganas le dan una distintiva y cautivante impronta al pueblo lavallino.

La Asunción, el místico pueblo lavallino que conserva intactas las tradiciones ancestrales.
La Asunción, el místico pueblo lavallino que conserva intactas las tradiciones ancestrales. Foto: Diario online Mdz

Esta localidad es cuna de las raíces originarias, ya que sobreviven los signos de la cultura de los antiguos Huarpes, habitantes de la Región. Además, La Asunción es un lugar de peregrinación.

La extracción de las riquezas del desierto que se realizó durante el S. XIX dejó, al finalizar en el S.XX, una tierra despojada y a los habitantes de este desierto abandonados y en la miseria.

Sin embargo, quedaron libres para retomar los viejos patrones de asentamiento disperso, cierto nomadismo, autonomía y libertad que siempre caracterizaron a los puesteros del desierto lavallino.

¿Qué ofrece este pueblo?: quienes lo visiten podrán disfrutar de los ricos sabores de la cocina tradicional, aprender de la naturaleza, y de las costumbres e historias a través de los anfitriones lugareños. La calidez de su gente es su inigualable insignia. Una propuesta ideal para conocer y desconectarse este fin de semana largo en Mendoza.