Andrea Cortez se convirtió, el sábado 18 de junio, en la primera artista mendocina en recibir el premio Gaviota de plata por su labor como actriz independiente y directora de teatro.

Nacida en Rivadavia, vive hace varios años en Bermejo junto a sus tres hijos. Aunque principalmente es actriz, también escribe monólogos y poesía.

Dirige y asume el rol de directora en algunos trabajos que “con mucho amor y militancia he subido a las tablas” contó a Vía Mendoza.

La también dramaturga hizo una salvedad: “considero que la dirección no es uidireccional, sino un juego compartido donde en un momento un queda afuera organizando el ritual ancestral”.

Andrea Cortez pertenece a la Enkosala Gladys Ravalle trabajando del teatro, lo que la “apasiona”. Además, da talleres de entrenamiento y actuación en el centro Navarro.

Los inicios de la “poeta maldita”, pero actriz “ante todo”

Andrea Cortez, la actriz mendocina que recibió el premio Gaviota de plata el pasado 18 de junio en Mar del Plata. Foto: Gentileza/Andrea Cortez

Mi primer contacto con el teatro fue viendo una obra de los Enkos dirigida por quien después sería mi maestro, “El Comoti”, inició.

Andrea recuerda que ese episodio le presentó a quien fue su “madre, compañera, chamana y amiga”: Gladys Ravalle. La define como una “mujer actriz impoluta” que le dibujó en el cuerpo lo que hoy juega cuando entra a cada ficción.

Empezó en la Enkosala en el año 2000 y años después acompañó a un grupo; conformado por Juan Comoti, Valeria Portillo, Diana Moyano y Marcelo Díaz; a fundar la Enkosala Gladys Ravalle en Godoy Cruz.

Tiempo después se sumaron compañeros que “adquirieron roles importantes para la Enko”, como Cristian Bustos, mientras Andrea Cortez caminó por “otros rumbos”.

Como directora y dramaturga montó “La gata en celo, ¿qué es el amor, cuánto dura?”, que cuenta con la actuación de Valeria Portillo.

Su visión sobre la actuación, una “trinchera”

Estudió, y aún lo hace, la técnica de Pompeyo Audivert, con quién también se formó. Allí fue cuando hizo “click” en su formación como actriz.

“Empecé a ver el teatro como una trinchera, donde la militancia y la fuga pasan por romper la realidad tal cual se nos presenta dando un piedrazo al espejo”, expresó.

Además, lo entiende como un caleidoscopio: sirve para entender el pasado histórico que “nos atraviesa” y así “pararnos a contar desde un nosotros poético y político”, explicó la actriz.

Entre sus proyectos: la reconstrucción del Teatro Gladys Ravalle

La madrugada del 10 de junio, la Enkosala Gladys Ravalle se quemó por completo. Andrea es una de las artistas que trabaja en el lugar y aspira a reconstruir la sala de teatro para poder volver a trabajar.

“Cruda” es otro de sus proyectos, un monólogo que dirige y escribió junto a “otra compañera que lucha”: Erica Gómez. Además trabaja en “Proyecto Posadas”, un texto de Binetti, dirigiendo a colegas “muy talentosos”.

“Estoy muy contenta” como actriz invitada en una comedia de Andrés Gordillo y Facundo Fozco, llamado “Amontonados”.

Tengo el gran placer de compartir con compañeros muy talentosos y generosos, con quienes en muy poco tiempo adquirimos una química muy linda”, declaró.

Gaviota de plata 2022: la primera actriz mendocina en recibir el premio

Andrea Cortez, la actriz mendocina que recibió el premio Gaviota de plata el pasado 18 de junio en Mar del Plata. Foto: Gentileza/Andrea Cortez
Andrea Cortez, acompañada por su madre, en la gala de premiación de Gaviota de plata 2022. Foto: Gentileza/Andrea Cortez

Andrea Cortez fue galardonada por su labor como directora y actriz de teatro el pasado 18 de junio en Mar del Plata.

La artista contó que recibió la Gaviota de Plata “gracias a una compañera que me postuló para el reconocimiento e hizo posible que pueda estar en la gala de premiación”: se trata de la actriz y poeta Claudia Kolker.

Actualmente, la dramaturga da clases de entrenamiento y actuación en el centro Navarro, y está próxima a abrir un nuevo grupo de taller de teatro. Aparece en redes sociales como: @andreaflacacortez en Instagram y Andrea Cortez en Facebook.

La actriz “ante todo” y “poeta maldita” por consecuencia está inmersa de arte en lo cotidiano: da talleres, ensaya y escribe todos los días porque el teatro le “apasiona”.