Se utilizó para tratar a Donald Trump y en el mundo ha logrado reducir la evolución a cuadros graves.


La vitamina D se ha posicionado como una alternativa que ha logrado atenuar la evolución a cuadros graves y evitar hospitalizaciones. Entre las 42 investigaciones que se realizan en el mundo al respecto, el mendocino Walter Manucha lleva adelante la única que se realiza en el país.

La primera etapa de la investigación ya está avanzada, se comenzó en Buenos Aires y su intención es traerla a Mendoza para tratar a pacientes locales. Manucha señaló que ya está en tratativas con el Ministerio de Salud y con efectores privados para avanzar en este sentido y destacó sus expectativas de empezar a trabajar en su suelo natal en unas tres semanas.

“El objetivo es intentar que el paciente en estadio inicial o intermedio no llegue al respirador. La idea es mejorar el pronóstico de la evolución y lograr que se vaya antes y en mejores condiciones. Los pacientes que estén dispuestos a someterse al estudio firmarán un consentimiento”, señaló el investigador.

En Estados Unidos se trataron 500 pacientes con vitamina D que tenían entre 60 y 70 años. Sólo cinco requirieron hospitalización, y de esos cinco, ninguno requirió respirador y ninguno murió” informó Manucha.

Se trata justamente de uno de los tantos tratamientos que recibió el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tras ser declarado positivo. En su caso se le suministró, entre otras cosas, una apuesta que también está en estudio, vitamina D junto con melatonina, algo que también ha estudiado el investigador.


En esta nota:

Salud COVID- 19


Comentarios