Sergio Marinelli, superintendente del Departamento General de Irrigación, señaló hace unos días, cuando se debatió la modificación parcial de la resolución 778 en la Legislatura, que "la refinería de YPF nunca debió hacerse ahí en ese lugar". El diputado Jorge Difonso aprovechó esas declaraciones para volver a pedir un plan de remediación del acuífero y declarar la alerta ambiental en la zona.

El pedido apunta a que "se ha tomado conocimiento que, de acuerdo a los últimos informes presentados por la propia empresa consultora contratada" el plan de remediación no ha funcionado.

El acuífero subterráneo que rodea la zona de la refinería en Luján y las fincas está contaminada con químicos que provienen de la producción de combustibles. El problema se arrastra desde hace décadas y hay un plan de reparación ambiental, pero que ahora cuestionan. Incluso en la Justicia se investiga si la contaminación del acuífero ha sido la causa de algunos problemas de salud de personas que viven en los alrededores.

Si bien este problema comenzó entre el 1993 y el 1996, todavía no se puede resolver y es por eso que exigen un nuevo plan de remediación. Al parecer, una fuga de un tanque de almacenamiento de nafta fue uno de los orígenes de estas filtraciones hacia las napas.

Los diputados Mauricio Torres y Jorge Difonso, del UP y FR, le reclaman al Gobierno provincial y a la Secretaria de Ambiente y Ordenamiento Territorial que se declare la alerta ambiental y le pidan a la petrolera un nuevo Plan de remediación de acuíferos en la zona de recarga del Río Mendoza con audiencia pública.