Dos presos se suicidaron este domingo en los penales de Almafuerte y Boulogne Sur Mer de Mendoza. Las víctimas tenían 44 y 29 años. El primero de estos dos reclusos estaba condenado por violencia de género.

Penal de Boulogne Sur Mer, Mendoza.

El primero de los hechos ocurrió en el comlejo penitenciairo Almafuerte, en Cacheuta, a las 9.15, cuando los guardias realizaron una recorrida y encontraron en uno de los extremos de la cama con una soga atada al cuello. Julio Orlando Robledo Riquelme (44) estaba alojado en la celda 234 de la unidad 11 del módulo 2 y cumplía una condena por violencia de género y se encontraba solo en su celda por protocolo de Covid-19.

Segundo hecho: ocurrió a las 11.30 en la celda 11 del pabellón 18 del Complejo San Felipe, de Boulogne Sur Mer. Allí se encontraba encerrado Ricardo Germán Calderón, de 29 años. Dos reclusos compañeros de este preso les avisan a los guardias que se había ahorcado. Con retazos del colchón había confeccionado una especie de soga que utilizó para impedir la respiración sujetándosela por el cuello.

Una médica lo revisó y constató que aún tenía signos vitales, aunque eran débiles. Acto seguido, lo trasladaron hasta el Hospital Lagomaggiore, donde profesionales confirmaron el deceso.