Defensa Civil dejó algunas recomendaciones para evitar la intoxicación por monóxido de carbono o gas.


A una semana del comienzo del invierno, las bajas temperaturas se hacen notar cada vez más y mantener los hogares calefaccionados es toda una lucha.

Para evitar la intoxicación con monóxido de carbono o pérdida de gas en los artefactos mal instalados, lamentablemente muy común en esta época del año, desde Defensa Civil dejaron algunos consejos útiles para tener en cuenta.

Estufas

Lo primero que se debe hacer es convocar a un gasista matriculado para la colocación y limpieza de las estufas, cocinas y calefones.

Las autoridades recuerdan que las hornallas y el horno no son adecuados para calentar los ambientes.

Para evitar accidentes, la instalación de los artefactos debe cumplir con las condiciones de ubicación, ventilación y evacuación de gases producto de la combustión conforme a Reglamentaciones Técnicas Vigentes (NAG-200, Disposiciones y Normas Mínimas para la ejecución de instalaciones domiciliarias de gas).

Impedir que los niños jueguen cerca del artefacto.

Las estufas de querosene deben encenderse y apagarse en el exterior de la vivienda.

No acercar material inflamable.

Garrafas

En el caso de utilizar garrafas, se debe tener en cuenta para la instalación: Espacios ventilados lejos de la fuente de calor y protegidas de la intemperie.

Además, la garrafa no debe estar dañada u oxidada y el precinto de seguridad debe estar adherido a la válvula del envase. De no ser así, cámbiela.

También es importante

Utilizarla solamente en posición vertical.

Colocar tubos flexibles certificados para uso de garrafas. Los mismos están adecuadamente identificados y su vida útil es de 5 años. Nunca utilice mangueras de riego. Para instalarla, utilice solamente las manos. No use un martillo ni cualquier otro tipo de herramienta.

Evite la incidencia de corrientes de aire que puedan apagar la llama de los quemadores y producir una fuga de gas.

Cierre la válvula reguladora si no está usando el gas, especialmente al irse a dormir o cuando salga de su casa.

Controle periódicamente el estado de los artefactos a gas, de los tubos flexibles y de las abrazaderas.

Para chequear pérdidas, utilice agua jabonosa. Si observa la formación de burbujas es que hay una fuga de gas. Nunca use encendedores o fósforos para detectar una fuga.




Comentarios