Un joven mendocino está al frente de un proyecto en el que imprimen protectores faciales de plástico reciclado. Además, tiene una idea solidaria.


Un mendocino de 22 años, quien padece parálisis cerebral, fabrica máscaras protectoras de plástico reciclado para recaudar dinero que invertirá en una máquina especial que le permita alimentarse. Martín “Tincho” Ferrer inició este nuevo proyecto con el firme objetivo de avanzar en su vida, sin limitaciones. 

El joven estudiante de segundo año de la carrera de ingeniería en Recursos Naturales y Renovables trabaja con la ayuda de sus amigos Matías Bertona (36) y Marcos Solanilla (36), con quienes confecciona las máscaras con una impresora 3D.

Martín Ferrer, mendocino con parálisis cerebral. Foto: Mariana Villa / Los Andes.

“Tincho” vio una oportunidad de salir adelante, y a la vez de ayudar a otras personas que lo necesiten. Es que junto a sus compañeros pensaron en fabricar las máscaras para que la gente tenga su propio elemento de resguardo para hacerle frente al coronavirus.

Incluso, su proyecto tiene un agregado solidario para colaborar con las personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad. Ya que a la vez, recolectan ropa y alimentos para las familias más necesitadas.

Martín tiene una parálisis cerebral -el diagnóstico exacto es Encefalopatía Crónica No Evolutiva (ECNE)– desde que nació. Pero, a pesar de su enfermedad, no se deja vencer y siempre está pensando la forma de vivir plenamente. De ahí es que surgió la necesidad del equipamiento especial para comer, el que se propuso adquirir a través de esta iniciativa.

Fabrica mascaras de plástico reciclado. Foto: Mariana Villa / Los Andes.

“Por medio de un programa de la organización One Positive Change (Estados Unidos) nos dieron la impresora 3D y la tiene Martín para imprimir las máscaras. La gente puede ingresar a la página y hacer su donación (el valor de referencia es de 450 pesos, pero queda a criterio de cada uno) y recibirá su protección a cambio”, destacó en diálogo con diario Los Andes, Matías, amigo y compañero de Tincho en el proyecto.

El costo de producción de las máscaras protectoras tiene el mismo valor que la donación de referencia (450 pesos). Pero, según destacaron sus hacedores, es algo que queda a criterio de quien desee sumarse.

Para donar y obtener una máscara de plástico a cambio, los interesados deben ingresar a la web onepositivechange.org y buscar el proyecto de Martín Ferrer (https://www.onepositivechange.org/copy-of-martin). 

Foto: Mariana Villa / Los Andes.




Comentarios