Podría parecer que la cuarentena aminoró el accionar de los delincuentes, sin embargo hay un nicho que cobró mayor auge: las estafas telefónicas.

En lo que va del aislamiento obligatorio por el coronavirus, las denuncias de estafas con el famoso cuento del tío se triplicaron en Mendoza.

Por lo general los timadores buscan víctima de avanzada edad y que no están familiarizados con los avances tecnológicos.

El cuento más común es del de hay que cambiar los billetes pero desde el 20 de marzo en adelante anunciarse como personal de ANSES cobró mayor relevancia.

Simulando ser empleados del organismo piden dinero para avanzar con la tramitación de algún crédito tasa 0 o para el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

Desde la Fiscalía de Delitos Económicos aseguraron a Diario UNO que las denuncias se incrementaron un 300% pero también varios de los casos quedan en la tentativa.

La víctima alcanza a darse cuenta de la estafa antes de entregar el dinero y notifica a las autoridades.