Iniciaron una huelga de hambre para poder comunicarse con sus familiares.


Presas del penal de El Borbollón, en Mendoza, armó una revuelta ya que exigen medidas de higiene y seguridad, por temor al contagio de coronavirus. 

Las internas iniciaron una huelga de hambre el lunes pasado para exigir comunicación con sus familiares, acceso a elementos de higiene, además de que regresen las actividades para ser evaluadas y así acceder al beneficio en el sistema de salidas controladas.

Desde el Servicio Penitenciario informaron a Post que en las últimas horas volvió la calma al penal.

Las autoridades informaron que una vez retomado el orden y normalizada la situación, procedieron al ingreso del personal, cumpliendo todas las medidas de asepsia e higiene necesarias para constatar la gravedad de los daños producidos y trabajar en la conexión de la red de suministros.

Remarcaron que ninguna persona privada de libertad, ni personal penitenciario resultó herida durante la situación producida.




Comentarios