De acuerdo con los datos de la Dirección de Estadísticas e Investigaciónes Económicas (DEIE), en Mendoza se consumaron 5.623 matrimonios, lo que refleja una caída del 17% con respecto a los datos del 2009, año en el que se registraron 6.771 uniones.

En Capital fue donde el descenso se dio de manera más marcada. En 2018 sólo 1.437 novios dieron el sí, contra 2.038 de 2009, lo que representa un 29% menos de bodas.

San Carlos es la comuna que va en contra de la tendencia. El Registro Civil de San Carlos desposó 24% más de amantes en el último año. Aumento que se viene evidenciando en forma progresiva desde 2016. Mientras, General Alvear mostró un incremento de 7%.

Los costos de la boda, el rechazo al compromiso y los proyectos a corto plazo figuran entre las causas de quienes deciden estar solos o llevar adelante una convivencia sin papeles.

"Los jóvenes proyectan una convivencia a corto plazo de prueba y error, sin tener exigencias legales como los divorcios", explicó la abogada Cecilia Zavala (Mat. 6577) en declaraciones a diario El Sol.

Por su parte, especialistas afirmaron que los que pasan por Registro Civil son los que quieren consolidar lo familiar y un proyecto serio de futuro.

La decisión no resulta fácil si se tiene en cuenta que una fiesta puede costar entre 500 mil y 2 millones de pesos en una bodega o lujoso jardín con vista a la Cordillera de los Andes.

En este sentido, la wedding planner Gabriela Mastracusa opinó que el amor puede celebrarse con cualquier presupuesto. Sin embargo, confesó que "el factor económico" juega en contra de los enamorados.

"Deciden hacer algo más reducido e incluso hay gente que decide casarse afuera de la provincia por los altos costos. Asimismo hay muchos extranjeros que vienen a realizar su boda, entre ellos los brasileros", contó.