Miriam Vega participó este jueves del programa y con su historia de la donación de órganos conmovió al país. 


Este jueves, Miriam Vega participó de “Quien quiere ser millonario“, el programa que se transmite de lunes a viernes por Telefé y que conduce Santiago del Moro. La mendocina de 51 años ganó $180.000 y emocionó a todos con su historia.

La mujer asistió al programa junto a su marido, Adrián Mazzega. Ambos, hace algunos años, tomaron la decisión de donar los órganos su hijo fallecido y salvaron varias vidas. 

Del Moro habló con el hombre, quien le expresó que “nadie está entrenado para enterrar un hijo” y contó lo duro que fue para ellos la pérdida de Matías, sobre todo para su mujer que estuvo un tiempo con depresión luego de la muerte de su primogénito.

Mazzega resaltó que conocer a la familia que recibió el corazón de su hijo los ayudó a salir adelante y que fue “una caricia al alma”.

Lo emocionante fue que Alexis Palacios, el joven trasplantado, asistió junto a su familia al piso de Telefé y para acompañar a Miriam. El papá del chico, Gustavo Palacios, fue el comodín de la participante oriunda de Mendoza

El joven de La Pampa pudo estar el día que la mujer participaba en el programa porque la fecha coincidió con su control anual en el hospital porteño Garrahan

Miriam es mi segunda mamá y todos ellos son parte de mi familia, para mí y para mis papás. Se agrandó la familia de repente”, le expresó Alexis a Del Moro sobre de la relación que mantiene con sus donantes.

La mujer no pudo llegar a los $2 millones, ya que a la pregunta: ¿Cómo le decían al rey Fernando VII de España?, ella respondió- con ayuda del público- “el sabio” y quedó afuera del juego, porque la respuesta correcta era “el justo”.

Donar órganos es dar vida 

Matías Mazzega, el hijo de la pareja mendocina, tuvo un accidente de tránsito en octubre de 2012, cuando tenía 18 años. El joven estuvo cinco días en la terapia intensiva del Hospital Central de Mendoza donde falleció de muerte cerebral. Luego de su deceso, Miriam y Adrián decidieron donar los órganos de su hijo para salvar vidas.

“Cuando falleció mi hijo, el Incaimen nos consultó si sabíamos algo sobre la donación de órganos y les respondimos que sí. Gracias a Dios pudimos separar el dolor del momento por el que estábamos pasando y tomamos la decisión. Cuando nos entregaron el cuerpo de nuestro hijo nos dijeron que su corazón ya latía en Buenos Aires. Más allá del inmenso dolor que nosotros sentíamos, saber que el corazón seguía latiendo fue como una caricia al alma”, le expresó Vega la periodista Rocío Sileci de diario MendoVoz.

Miriam Vega junto a su familia y Alexis.

La familia de Matías recibió una carta en la que les comunicaban sexo y edad de las personas que recibieron los órganos. La mujer subió la carta a su cuenta de Facebook y así fue que la contactó el papá de Alexis, el chico que recibió el corazón. 

“La muerte de nuestro hijo no fue en vano. A nosotros no nos hubiese cambiado en nada haber dicho que no queríamos ser donantes. Sin embargo, con ese sí mi hijo salvó seis vidas. Seis familias pudieron tener a ese ser querido que nosotros ya no teníamos”, dijo.

Con el dinero ayudará a mujeres vulnerables 

Santiago Del Moro, como es habitual, le consultó qué iba a hacer con el dinero y Miriam Vega le contestó que lo usará para saldar una deuda que tiene pendiente con una persona que le dio una máquina industrial para que ella trabaje, y que se la dejó fiada. El resto del dinero lo invertirá en equipar un taller textil para poder capacitar a más mujeres en situación de vulnerabilidad para ayudarlas a independizarse económicamente.

El premio irá destinado a una acción solidaria.

La mujer es costurera y capacitadora textil, trabajó en el penal mendocino y quiere seguir capacitando a las mujeres que viven en zonas alejadas y que padecen distintas situaciones como la violencia de género y la pobreza

“Hay mucha demanda en este rubro y no tenemos mano de obra capacitada. De ahí nace la idea de capacitar para poder darles el trabajo. Porque todas las empresas textiles que tenemos en Mendoza tienen trabajo para dar, pero no hay personal”, le explicó Vega a MendoVoz.





Comentarios