Malvinas 40 años: Raúl Ortíz, uno de los soldados que participó del desembarco del 2 de abril

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz

Esa noche le tocó ser testigo del primer solado argentino muerto en el enfrentamiento: Pedro Giachino. Un mensaje que pudo dar dos décadas después y la detención del gobernador.

Raúl Héctor Ortíz (69) nació en Salta y vive en Mar del Plata, formó parte de la avanzada que terminó con la vida de Pedro Giachino, el primer argentino muerto en la guerra de Malvinas. Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios.

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz

Para las operaciones de recuperación de las Islas Malvinas, formó parte de una patrulla de Comandos Anfibios y Buzos Tácticos que desembarcó el 1 de abril de 1982 durante la noche, en una playa al Sur de Puerto Argentino. La misión era lograr la rendición del Gobernador británico antes de que el grueso de las tropas argentinas irrumpiera en la localidad. Con ello se debía evitar un sangriento e inútil combate en plena planta urbana.

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz

“La noticia de  fue sorprendente e inesperada, era la forma de saber de hacía a dónde habíamos llegado en nuestra preparación como soldados”, explicó Raúl Ortíz en dialogo con Vía Mar del Plata.

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz

Y continuó: “Puedo recordar muy bien la trayectoria de la travesía, de llegar hasta las islas, el trasbordo de los botes. Después llegar a tocar las tierras malvinenses el 1ro de abril a las 21hs. Y desde ahí, cuando se hace todo el sistema de defensa inmediata, de cubrir la pequeña cabecera de playa y continuar la marcha en dirección a la casa del gobernador de las islas. Llegamos acompañando al grueso de los que iban al cuartel de los Royal Marines”.

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz

La patrulla desembarcó desde el Destructor ARA “Santísima Trinidad”, logrando llegar a las playas en botes de goma; las fuerzas enemigas de la zona no advirtieron el desembarco nocturno de los argentinos.

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz

“No estaba en mi mente la posibilidad de morir, tenía la mentalidad ganadora de pensar que teníamos que llegar, ganar y sorprender, no se me cruzó nada eso por la cabeza”, afirmó Ortíz.

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz

Y recordó: “uno siente un poco de dolor por todo lo que ha pasado porque después de ese combate que se tuvo en la casa del gobernador, donde cayeron heridos tres, la impotencia de no poder llegar al lugar para poderlos socorrer, porque habían caído en un lugar demasiado comprometido, en una zona donde, prácticamente nadie podía socorrerlos. Los dos que intentaron socorrer al Capitán Giachino no pudieron llegar, fueron puestos fuera de combate, de forma inmediata por el mismo tirador”.

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz

“Malvinas significa un pedazo de alma que quedó ahí, un pedazo de patria. Teníamos la alegría de poder haberla recuperado después de 149 años, también sentí una decepción cuando aquel 14 de junio se terminó”, sintetizó el ex Infante de Marina.

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz

Cómo fue el desembarco

Aquel desembarco fue emblemático porque significó la primera acción militar en las islas y también quedó en la historia porque esa noche murió el primer solado argentino en mano de los ingleses.

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz

“Fue muy complicado porque nunca se pensó que las algas podrían causar una demora en la operación, estas algas se enredaban en las hélices de los motores y cada 50 metros teníamos que parar, teníamos previsto desembarcar a las ocho de la noche y las nueve todavía nos faltaban tres kilómetros para llegar al lugar. Ese tiempo en tierra era muy provechoso llegar en tiempo para ir cómodo, hacer las cosas con el trabajo que se debía, hacer bien las exploraciones y no llegar a un horario muy corto para la ejecución de la misión”, explicó Ortíz.

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz

Asimismo remarcó que “el comandante de la misión, al ver que no se llegaba con el desembarco en el tiempo previsto, ordenó a los dos responsables de hacer la marcación de playa que reconozcan una playa inmediatamente, en el lugar al que lleguemos. Nos dirigimos tres kilómetros antes de llegar al lugar previsto y eso fue lo que nos salvó porque el lugar en donde estaba previsto hacer el desembarco en el plan original estaba cubierto por un grupo de ingleses que tenían minada la playa, además de tiradores especiales con miras infrarroja y ametralladoras”.

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz

“En la navegación terrestre el grupo argentino se dividió, una parte se fue a la casa del gobernador, el resto se dirigió al cuartel del Royal Marines porque tenía que tomar ese cuartel. Giachino fue a tomar la casa del gobernador pensando que iba a haber poca gente, fue totalmente lo contrario. Fuimos 16 a tomar preso al gobernador, pero tres quedaron fuera de combate, así que quedamos 13 pero cuando terminó todo, los sorprendieron por la retaguardia los ingleses, porque fueron a socorrernos a nosotros que estábamos bajo fuego, ya teníamos tres heridos y en una posición donde no podíamos socorrerlos”, rememoró.

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz

Y prosiguió: “Nos sorprenden por atrás y cuando empiezan a salir los ingleses, ese grupo que salió con las manos en alto no encontraron a nadie, izaron ahí el primer pabellón en el cuartel de los Royal Marines a las siete de la mañana. Ahí es donde plantamos la soberanía”.

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz

“Después fueron a socorrernos a nosotros que, prácticamente, ya no teníamos municiones. Estábamos con un cargador que me quedaba a mí, estuvimos casi dos horas y media en combate con los ingleses hasta que fueron sorprendidos por nuestra tropa”, indicó.

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz

La detención de los ingleses

“Ahí se hizo el rastrillaje y la requisa general del sector de la casa del gobernador. A pesar de que eramos 13, sacamos a 47 royal marine que estaban cubriendo al gobernador”, sostuvo el excombatiente.

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz

Además destacó que “gracias a los movimientos de nuestra tropa, ellos se confundieron y creyeron que eramos ingleses. Ahí hicimos que se rindieran”.

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz

Lo más triste para nosotros era que no podíamos causarle bajas al enemigo, no teníamos que tirar a matar sino a sofocar y mantenerlos en el lugar, cosa que se hizo muy difícil pero que se trató de respetar al máximo. No matamos a ninguno de los ingleses, pero ellos sí nos causaron una baja mortal que era la de Giachino, también hirieron a dos que eran García Quiroga y el Cabo Urbina que era nuestro enfermero, habían ido a socorrer a Giachino”, relató.

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz

También recordó que “cuando se lo llevan al hospital a Giacchino los busos tácticos llegaron primero, al lado de él me entregaron una granada que le habían sacado de debajo de la mano, le coloqué el seguro de una de las grandas que yo tenía, la guardé en la mochila y cuando finaliza todo se la entregué al teniente, me dijo que no podíamos estar en el avión con una granada que le falta el seguro así que la arrojó al mar, explotó y fue la última explosión que se sintió cuando se conquistó el objetivo final”.

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz

El primer argentino muerto y su último deseo

“Una vez que se consolidó todo se lo llevó al hospital al Capitán Giachino, a Urbina y Quiroga y el mismo hombre que se encargó de transportarlos se presentó ante nosotros diciendo que él había sido el que había tirado y por eso estaba la preocupación como soldado pero daba a entender que su función era cumplir su misión, la cual cumplió. Pero también tenía esa gentileza de soldado de avisar y decir: ‘hasta acá llegué, terminé, me rendí, acá estoy’. No se lo podía prejuzgar”, aseveró.

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz

El mensaje de Giachino llegó a las dos décadas del conflicto bélico

Ortíz también afirmó que “a los 20 minutos le avisaron al comandante que Giachino había dejado de existir. Lo lamentamos mucho. Cuando yo me acerqué al capitán Giachino estaba en el piso, me preguntó quién soy, le dije que soy Ortíz y entre balbuceos (estaba muy pálido y desangrándose) me dio el nombre de mujeres. Después de 20 años pude impartir esa orden que me dio, en su agonía me transmitió que desde donde esté va a estar cuidando a sus hijas de forma permanente. Con el tiempo me di cuenta que los cuatro nombres de mujeres que me daba eran el de su mamá, su esposa y sus dos hijas. Quedó el dolor, quedó la esperanza, él está representando a los 649 veteranos de guerra que cayeron en combate”.

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz

El Fin de la guerra

“El fin de la guerra fue un trago amargo que todavía no se me pasa, todavía lo tenemos, quedamos con esas ganas de volver a obtenerla. Nosotros la recuperamos, el mismo 2 de abril por la noche ya nos trajeron al continente, nuestra participación fue desde el 1ro al 2 de abril que fue ahí cuando se puso prisionero al gobernador de la isla, se rindió y se tomó la plaza como que ya queda en poder de la Argentina, ahí se comunicó a la junta que la misión fue cumplida y que la islas ya estaban recuperadas en mano de los argentinos”, sintetizó Ortíz.

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz

Aunque destacó que “en la actualidad trato de ser sociable, en forma permanente estar ocupado, con actividades y cosas buenas. Me paso el tiempo con mi familia, mi esposa, hijos y nietos. Trato de sobrellevar esta alegría de haber sido veterano de guerra”.

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz

“Tengo alegría de haber estado participando por algo para la patria, este honor y orgullo de decir ‘sí, soy un veterano de guerra’ porque realmente nos costó, nos costó vidas, nos costó sangre sudor y lágrimas. Quedaron esos 649 héroes en nuestro territorio, en nuestra patria”, concluyó.

Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios
Tenía 29 cuando fue convocado, ostentaba el grado de Cabo Principal de la Infantería de Marina con capacitación de Comandos Anfibios Foto: Raúl Héctor Ortíz