Este jueves se viralizó la noticia en Mar del Plata sobre la búsqueda de una pareja recién casada que perdió las fotos de su boda. Un hombre encontró un pendrive y comenzó una campaña para encontrar a los dueños ya que se trataba de una recopilación de recuerdos valiosos pero en las redes estallaron las especulaciones: desde traiciones, despechos y hasta de teorías demasiado locas que implican viajeros en el tiempo. La historia es más simple y tiene un desenlace más que feliz.

Jimena Acedo y Martín Bombina son la pareja marplatense que se casó en 2018, recuperaron sus fotos pero explicaron que el dispositivo no era de ellos sino de alguno de los invitados a la ceremonia. Además confirmaron que en una semana van a ser padres y sumarán una anécdota inolvidable para contarle a su hija: el día en que toda una ciudad fue testigo de su unión matrimonial.

Las fotos aparecieron a una semana de que se conviertan en padres de OrianaJimena Acedo

En dialogo con Vía Mar del Plata, Jimena relató las horas que vivió después de la viralización de su imagen y la de su marido; se lo tomaron con mucho humor y explicó que “hace 13 años que estamos juntos, en marzo de 2018 fue esta boda que hicimos en época muy felíz, de no pandemia, con más de 100 invitados en Sierra de los Padres, un domingo hermoso a pleno abrazo, pogo y baile cercano”.

“Resulta que este miércoles se empezó a viralizar desde un portal de objetos perdidos de Mar del Plata un pendrive donde también se viraliza una foto en donde están nuestros rostros y que gente de ese grupo me empieza a contactar. Al principio un poco número de personas que me dicen que encontraron un pendrive con fotos de mi casamiento, imagínate la sorpresa: primero porque hace un montón que sucedió y segundo porque tenemos la particularidad de guardar ese ‘pen’  -como todo objeto valioso- en una cajita muy particular y de ahí no salió, excepto las veces que lo volvimos a ver y a revivir (tanto los videos como las fotografías) pero siempre volvía a ese mismo lugar con el cuidado y resguardo que eso se merece”, explicó.

Además destacó que los mensajes los hicieron entrar en duda: “estábamos trabajando afuera y cuando llegamos a casa, a eso de las seis de la tarde que es cuando se empieza a viralizar y ya eran más los mensajes y llamados que recibíamos sobre el asunto, vinimos hasta acá y corroboramos que, obviamente, está en su lugar el ‘pen’ original con todas nuestras fotos y videos pero bueno, este señor Javier, un vecino del barrio de Dorrego y Brown que siguió insistiendo en que tiene un pendrive con más de mil fotos organizadas en carpeta”.

“Lo más anecdótico es que ese pen, seguramente fue copia que en algún momento hicimos duplicados a algún familiar o amigo y se perdió, andá a saber en qué momento porque el pendrive está bastante oxidado y curtido, porque estuvo en un cantero, que es donde lo encuentra este vecino mientras arreglaba unas plantas que tenía que podar, que hacía mucho que las quería sacar, removiendo la tierra lo divisó, cosa que también es difícil porque es chiquito, es un pendrive que ya no viene más ese modelo. Le llamó la atención y lejos de tirarlo, se lo llevó a la computadora, intentó probarlo, funcionó a la perfección, se encontró con las fotos y dijo que entre las miles que había eligió la que en primer lugar aparecieron nuestros rostros”, manifestó Jimena.

La situación también les dio gracia y relata cómo vivió ese día de “15 minutos de fama en Mar del Plata”, desde ver sus rostros en portales de noticias hasta leer las teorías que los usuarios de las redes sociales realizaron sobre el tema.

Nos reímos porque la foto elegida dio que hablar por mi expresión: mirando hacia arriba, como pidiendo ayuda a Dios y mi pareja con cara de poco convencido del acto llevado a cabo. Me contacté con Javier, este buen hombre que le puso toda la predisposición y garra y ya para las ocho de la noche nos contactamos con él y acordamos en que íbamos a recuperar ese pendrive. Paralelo a eso, se viralizó en los portales y estuvimos hasta las doce de la noche recibiendo mensajes por redes sociales: Instagram, Facebook, de gente conocida y no conocida que nos hacía llegar la noticia y esto tan viral”, destacó.

Y agregó: “Lo más particular de la situación fueron los comentarios que se generaron, con mil y una hipótesis y un mundo de versiones muy graciosas, muy irrisorias y creativas. Lo tomamos con mucho humor por supuesto, porque sentimos que la gente empezó a tomarlo como un entretenimiento de miércoles por la noche y después era seguirle el hilo a las conversaciones que eran realmente, impensadas”.

Muy alejado a todas las teorías, la historia del pendrive tiene una resolución felíz

“Lejos de las teorías de que ya nos habíamos separado, de que yo se lo revoleé a Martín por la cabeza, de que era algo para olvidar o de que había una infidelidad y otros rumores que aparecieron; se descarta porque hace 13 años que estamos juntos y en la dulce espera de Oriana, nuestra primera hija que nace en una semana”, expresó la mujer.

Por último explicó que “este jueves a la mañana nos encontamos con Javier, que se presentó a la inmobiliaria de mi marido donde hubo bastante repercusión también, porque es un rubro conocido y varios lo tenían de ahí. Hizo la debida entrega del ‘pen’, sin aceptar la retribución económica que teníamos para darle, muy buena persona y con mucha bondad”.

Javier entregó la memoria USB a Martín y JimenaJimena Acedo

“Quiero agradecer, principal a él y a la preocupación de toda la comunidad en general, porque no fueron solamente amigos y conocidos sino gente que nos hizo llegar su preocupación y la misión solidaria. Fue increíble cómo se viralizó, más de mil comentarios, quinientas veces compartidos, lo que implica que la gente quiere otras noticias en estos tiempos, distinto a las tan poco alegres, nos divirtió, lo tomamos con humor y todavía seguimos recibiendo comentarios”, concluyó.