Autoridades del Consorcio Portuario Regional Mar del Plata ponderaron la iniciativa que busca ampliar los espacios operativos y frente de amarre.


En el comienzo del plan de desguace de buques inactivos en el puerto marplatense, que comenzó con el pesquero Chiarpesca 58, autoridades del Consorcio Portuario Regional ponderaron la iniciativa que busca ampliar los espacios operativos y frente de amarre. Dichos procedimientos también conllevan beneficios ambientales.

El lunes se trasladó al pesquero Chiarpesca 58 al Astillero Servicios Portuarios Integrados (SPI) donde será reducido a chatarra, en un plan que tiene como objetivo recuperar unos 120 metros de frente de amarre y también aportar a una mejora ambiental para esta terminal marítima.

“Uno de los principales problemas que tiene nuestro puerto es la escasez de espacios operativos y, en tanto se ajustan obras pendientes en el varadero de la Base Naval Mar del Plata, encontramos una alternativa para avanzar con este primer buque”, destacó Gabriel Felizia, presidente del Consorcio Portuario Regional Mar del Plata en declaraciones publicadas por Loquepasa.

Felizia agradeció el respaldo en este plan de la administración provincial, la Subsecretaría de Asuntos Portuarios y el Organismo Provincial de Desarrollo Sustentable (OPDS).

El medio citado refirió que el puerto de Mar del Plata, según el último relevamiento, tiene 52 embarcaciones inactivas.

El conjunto de estas unidades que se encuentran abandonadas, interdictas o retiradas de la actividad pesquera ocupa más del 30% del total de la capacidad que el puerto marplatense tiene para el amarre de embarcaciones.

La consecuencia es la limitación para la operatoria de amarre, carga y descarga de la flota activa que alcanza los 400 ingresos mensuales.




Comentarios