La residencia del barrio La Perla registró un contagio de una empleada e incrementaron las medidas de seguridad ante la presencia de un posible brote.


El contagio de una empleada de un geriátrico del barrio de La Perla dispuso un “blindaje” en el establecimiento por la referencia cercana de otra residencia que fue foco de uno de los brotes que desencadenó el aumento exponencial de los casos en la ciudad.

El nuevo caso se detectó en el geriátrico “Otoñal”, ubicado en España al 800, actualmente con 25 residentes, por eso y como dictan los protocolos que rigen estos casos el personal quedó dentro del establecimiento hasta que sean testeados y así descartar nuevos contagios.

Juan Carlos Pitti, propietario del geriátrico, dijo al sitio Ahora Mar del Plata que “el establecimiento está blindado con cuatro empleados que trabajan las 24 horas del día y no salen del lugar”.

El titular de “Otoñal” confirmó que ningún residentes mostró síntomas y que “les toman la temperatura cada dos horas”. Según relató, el último día que concurrió la mujer al geriátrico fue el viernes. “El sábado tuvo franco y el domingo avisó que tenía unas líneas de fiebre, entonces fue al médico y le hicieron el hisopado. Por lo tanto, hace cinco días que no concurre a la institución”, detalló.

Semanas atrás, se detectaron decenas de casos entre los residentes del geriátrico Námaste, su personal y contactos estrechos.

Hasta el momento hay 226 pacientes en tratamiento en General Pueyrredon.




Comentarios