Este militar británico obtuvo 9 medallas luego del conflicto que enfrentó a la Argentina contra el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte. Luego de 38 años, se vendieron sus medallas en una subasta. Se esperaba obtener entre £ 100 mil y £ 120 mil, pero la subasta superó la expectativa, llevándolas a un valor de £ 150 mil.

Las medallas del soldado británico fueron subastadas por 150 mil libras esterlinas.ine (CUSTOM_CREDIT)

El sargento John Meredith, sirvió en el 2º Batallón del Regimiento de Paracaidistas. Durante el conflicto y por sus acciones demostradas en combate, tales como “valentía y liderazgo sobresalientes”, recibió la Medalla de Conducta Distinguida, tras salvar a cinco de sus camaradas en la Batalla de “Pradera del Ganso”.

Pradera del Ganso, fue una cruenta batalla donde los soldados argentinos enfrentaron a uno de los batallones más preparados del Ejército Británico. Allí el soldado Oscar Ledesma batió al comandante del Batallón, Herbert Jones, el oficial con más alto rango caído en combate.

El soldado Oscar Ledesma del Ejército Argentino, con su armamento y el Teniente Coronel Herbert Jones, del Ejército Británico.

Según la inscripción en la medalla, dice que Meredith “fue un líder dedicado y devoto, animando y estabilizando a los soldados más jóvenes bajo fuego e inspirando al pelotón con su ejemplo personal”.

Con bajo perfil, el soldado británico dijo a medios británicos que, lo que hizo en Malvinas “no es importante”, ya que alude a que sus acciones no fueron más que su trabajo. “Todo lo que tenía eran algunos agujeros en mi equipo, nada serio.

Asimismo, el accionar del soldado, fue destacado en varias ocasiones, incluso por sus superiores, quienes lo recordaron como un soldado despreocupado por la situación de guerra y como “un clavo duro y con la capacidad de pensar”.

Luego de más de 20 años de servicio activo, Meredith pido el retiro de tiempo completo, pero participó en Irak y Afganistán. Se retiró completamente a la edad de 60 años y hoy con 70 años, afincado en Gales del Norte, vendió la colección de medallas que poseía, mas menciones y cartas que hasta el propio Príncipe de Gales le había escrito, para financiar su jubilación.