El Gobernador de Tierra del Fuego AIAS, Gustavo Melella, repudió en sus redes sociales, las acciones y prácticas militares desplegadas por parte del Reino Unido en el territorio de Malvinas. El mandatario expuso que los británicos no cumplen con los tratados del Derecho Internacional de finalización de todo tipo de acciones bélicas y militares.

Imagen del Ejercicio "Cape Bayonet" realizado el mes de diciembre de 2020.Facebook BFSAI (CUSTOM_CREDIT)
Vehículos de las Fuerzas de Defensa británicas en las Islas Malvinasfacebook FIDF

Desde su óptica, Melella remarcó la arrogancia colonial que denota el Reino Unido en nuestras islas, a pesar de que estemos en el Siglo XXI.  “Esto no solo representa una amenaza a la seguridad, sino que también son acciones contrarias al llamamiento de la comunidad internacional a poner fin al colonialismo en todas sus formas”.

También recordó y lamentó que “a pocos días de cumplirse 188 años de usurpación británica de nuestras Islas Malvinas, asistimos una vez más a demostraciones de uso de la fuerza militar, las cuales evidencian las anacrónicas pretensiones imperialistas de sostener su ilegítima presencia en el Atlántico Sur”.

Los británicos, no solo hacen ejercicios militares en tierra, sino que también lo hacen por mar y por aire.facebook FIDF

Melella reafirmó que las maniobras militares de los británicos en Malvinas representan una amenaza a la seguridad provincial, nacional y continental, y desestima las posturas de la comunidad internacional para poner fin a la colonización, en todas sus formas.

“Los aún vigentes Acuerdos de Madrid I y II fueron rubricados bajo la promesa de la extinción total de cualquier posibilidad de enfrentamiento militar futuro”, explicó y siguió: “ni siquiera esto ha respetado Londres, incrementando permanentemente las tensiones en el Atlántico Sur, producto del proceso de militarización que lleva adelante”.

El repudio de Melella se dio a través de redes sociales.

Finalmente, volvió a rechazar fuertemente todo tipo de prácticas militares británicas en el Atlántico Sur, y remarcó que “el pueblo y el Gobierno que me honra representar repudian y rechazan categóricamente la realización de todo tipo de ejercicio militar dentro de su territorio, instando al Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte a que dé cumplimiento al Derecho Internacional y finalice todo tipo de acción bélica que atente contra la Zona de Paz y Cooperación en el Atlántico Sur”.