Delicia Rearte de Giachino, madre del Capitán Pedro Eduardo Giachino, primer soldado caído durante la recuperación de la Soberanía Nacional en Malvinas, espacios insulares y marítimos correspondientes, expresó su bienestar luego de pasar un mal momento de salud, también afectada por el viento zonda que castiga a las personas con problemas cardíacos. A sus 98 años, ella está muy bien en Mendoza, ciudad donde reside y donde está acompañada de sus familiares.

Delicia Rearte de Giachino se encuentra bien de salud. Imagen de delicia y Pedro Giachino, primer caído en combate, en pos de la recuperación de Malvinas.Web

Delicia recordó sus vivencias en Ushuaia, la belleza del lugar y se autodefinió como “admiradora de Ushuaia”. También recordó a su hijo Pedro y resaltó la importancia de mantener viva la llama malvinera, una de las tareas que se propuso luego del enfrentamiento entre Argentina y Reino Unido. “Creo que tengo una gran obligación que, no es la mía, sino la de todos los argentinos, de honrar todo lo que sucedió en Malvinas. Hay 649 muertos, cuántos se suicidaron al volver, y ver esa indiferencia en el pueblo argentino”, dijo Delicia.

También resaltó todos los esfuerzos que hicieron los soldados y que hoy parecen olvidados. Es por eso de su lucha, de recordar, no solo a Pedro, sino a todos y cada uno de los soldados que fueron a defender la Patria, los que volvieron y los que quedaron. En sus palabras hizo llegar “a los señores Veteranos todo el amor que merecen, ese amor incondicional, ese respeto, esa humildad en sus actos”, expresó y calificó de increíble la falta de reconocimiento de la sociedad hacia los Veteranos de la Guerra de Malvinas.

Muchos argentinos desconocen la Causa Malvinas y Delicia notó en estos años que, aun no recibieron un reconocimiento real dentro de la sociedad.Web

En 2022 se cumplirán 40 años de la gesta, “esos 40 años, se repetirán 40 veces. Malvinas siempre va a ser ese 2 de abril de 1982, donde un hombre, un soldado, un hombre muy joven fue capaz de vencer al viejo león inglés, en un estado moribundo, con una granada en su mano. Eso no lo olvida el mundo, no lo olvida Inglaterra y no lo deben olvidar los argentinos”, expresó y lamentó “que sí lo olvidan, que no lo reconocen. Malvinas, es el orgullo del Siglo XX”, expresó Delicia.

Con sus 98 años, con problemas de salud y con movilidad reducida, Delicia concurre siempre a los actos y ceremonias del 2 de abril, más allá de las incompetencias de los funcionarios que fueron pasando y que fueron construyendo un muro para desmalvinizar a la sociedad. Aun así, la familia malvinera continúa su trabajo de remalvinizar, con diferentes referentes, pero Delicia es la más longeva y es reconocida por muchos argentinos como “la mamá malvinera”.

Junto a uno de sus hijos, Delicia está en Mendoza, ciudad donde reside.Web

Sus 98 años le pasan factura, pero ella da pelea, acompañada de la voluntad de Dios y con esperanzas, de los que la quieren, de estar presente en el 40° aniversario de la Gesta de Malvinas. Desde su lugar y en reconocimiento al apoyo recibido durante su estado crítico de salud, agradeció, pero remarcó “yo sé que todo esto no es para mí, esto es para Malvinas, esto es para ellos, esto es para los Veteranos, esto es para los muertos. Todo ese agradecimiento, todos esos deseos que me llegaban y seguramente han llegado al cielo, no es para mí, es para ustedes, es para Malvinas, es para Ushuaia, ese rincón tan amado. Asique, es para todos”, dijo y subrayó “creo que es mi obligación abrir mi corazón a todo lo que ha sucedido, a todo el dolor, a todo el sacrificio, a todo el honor, a toda la gloria que tiene Malvinas”. También apuntó a las generaciones que vienen, las cuales deben saber qué es Malvinas y que representa para el país.

Este es el caso de varios niños que están por el país, tales como Thiago Huencillán, Máximo Barria Venencio, Juan Valentino Noceto y otros niños y niñas más que también, al igual que sus padres, abrazan la Causa Malvinas y fomentan los valores patrióticos.