El profesor Klaus Dodds de la "Royal Holloway College", de Londres, viene analizando la situación que se viene llevando a cabo de acuerdo a las divergencias entre Reino Unido y Argentina, con respecto al tema Islas Malvinas, Islas del Atlántico Sur y Antártida.

Profesor Klaus Dodds de la "Royal Holloway College".

En relación a esto, el experto dijo a un diario británico que, si bien ambos países tienen sobradas diferencias, ve poco probable que haya un nuevo conflicto entre el Reino Unido y Argentina.

Dodds expresó que

ambas naciones respetarán lo dispuesto

e

n el tratado firmado en 1961

y expuso que "

ambos tienen, en cierto sentido, una causa común aquí

. A pesar de todos sus desacuerdos en lugares como las Malvinas, hay una causa común, porque ambos países

son naciones antárticas antiguas

", remarcó.

Sectores antárticos pretendidos de intereés nacional.

No obstante, ve la posibilidad que terceros actores como Rusia y China, empujen para "debilitar" el Tratado Antártico en cierta manera y les permita realizar actividades pesqueras en zonas protegidas, por lo menos hasta hoy. Algunos indican que la pesca sería la actividad que sustituiría a la minería.

Alerta Geopolítica en el Atlántico Sur y Antártida con las pretendiones de Rusia y China.

Cabe destacar que, Rusia tiene una gran cantidad de buques de proyección polar y China está constryendo más barcos de similares capacidades a la de los buques rusos. Es por ello que, la mirada está puesta a los gigantes de oriente que dan vuelta el tablero y apuntan sus objetivos futuros hacia el continente blanco.

Buque ruso de proyección antártica "Kapitan Dranitsyn".

Hay que tener en cuenta que

en 2048 se discutirán nuevamente varios puntos del Tratado

y Dodds advierte que

Rusia y China pueden quebrantar partes del acuerdo mucho antes

de esa fecha. Esto daría posibilidad de poner en

jaque al Tratado

y desmoronar todo lo que allí está pactado desde hace 59 años.

Buque de proyección antártica chino "Xue Long II".

Si bien se ve lejano el año 2048 y las cuestiones que sucederían con respecto a lo detallado con las pretensiones de los orientales, ya es una situación revelada que se está viviendo tanto en el Atlántico, como en las aguas de la Antártida. Los occidentales quieren mantener lo dispuesto en el Tratado y como medida, buscarían bloquear a Rusia y China, pero es algo poco probable.

Presencia china en la Antártida.

Esto tiene en vilo y análisis a los miembros consultivos, ya que llegar al consenso de cómo operar, sería algo comprometedor e incómodo. Todos quieren que las grandes potencias estén en la escena, pero es costoso, peligroso y conllevaría una difícil decisión.

Presencia rusa en la Antártida.