La vida lo sacó de su pueblo natal para surcar los mares, sin saber que cumpliría un gran rol naval que perduraría en el tiempo hasta la actualidad.


William Brown o Guillermo Brown, el padre de la Armada Argentina, nació un día como hoy en el año 1777 en Foxford, Condado de Mayo, Irlanda. A la edad de 11 años, viajó con su padre hacia Estados Unidos, donde convivieron con un amigo que residía en la ciudad de Filadelfia. Al poco tiempo, el dueño de casa y el padre de Brown, fallecieron a causa de la fiebre amarilla. Esto llevó al pequeño irlandés a hacerse en la vida y así fue que, se embarcó en un buque mercante y navegó por los mares americanos como aprendiz en la jerarquía de Grumete.

Almirante Guillermo Brown, padre de la Armada Argentina.

La vida a bordo no fue fácil, estuvo navegando y adquiriendo experiencias como hombre de mar. Luego de 10 años, había logrado desempeñarse con gran habilidad y logró obtener la matrícula de Capitán. En un determinado momento, fue tomado prisionero a manos inglesas, situación que ya venía trayendo desde la cuna, ya que Irlanda, siempre fue sometida por Inglaterra. Brown fue obligado a trabajar en los buques de bandera inglesa y según registros históricos, entre 1801 y 1809, figura en las planillas del personal de la Royal Navy, el nombre William Brown.

Las diferencias entre ingleses y franceses, llevaron a tener enfrentamientos de todo tipo, entre ellos: políticos, sociales y comerciales. Esto llevó a que la nave donde navegaba Brown, fuera tomada por las fuerzas francesas y el joven Capitán fue llevado como prisionero de guerra al país galo. Allí afortunadamente, logró escapar y volvió a Inglaterra.

Flota de Brown encabezada por la Fragata “Hércules”.

En sus días por tierras inglesas conoció a la que iba a ser su esposa, Elizabeth Chitty y al finalizar ese año, decidió viajar al sur de América. En 1810, arribó a la zona del Río de la Plata, donde fue testigo de los procesos revolucionarios que desencadenaron en lo que se conoció como “La Revolución de Mayo”. Estos procesos, la formación que traía a bordo de las naves marinas, su espíritu de libertad y el llamado de las autoridades, fue lo que lo llevó a hacerse cargo de los buques que enfrentaron a las fuerzas realistas en varios combates como, por ejemplo: El combate de Montevideo, Combate de los pozos, combate y toma de Martín García.

Almirante Guillermo Brown junto a su Esposa Elizabeth Chitty.

Lideró los combates navales más importantes en esas épocas. Sirvió de ejemplo y fue precursor en las ideas de la Expedición Libertadora de San Martín. Desde fines de 1815 hasta mediados de 1816 recorrió las costas de Chile, Perú, Guayaquil y Nueva Granada. Esas acciones sirvieron de ejemplo para los marinos que desde esas épocas hasta hoy llevan a cabo la defensa de la Soberanía Nacional. Hoy, en el aniversario 243 de su natalicio, los marinos, el pueblo argentino y el pueblo irlandés rinden honores al prócer que, venido desde lejanas tierras, se enamoró de la libertad y luchó para que este país sea libre.

San Martín y Brown, dos héroes nacionales que unaron esfuerzos desde el mar y la tierra para liberar al país.

Quizás era el sueño que traía en sus venas, con una Irlanda oprimida por las ideas imperialistas de Inglaterra, vio que estas Provincias Unidas del Río de la Plata, también necesitaban esa autodeterminación, esa ansiada libertad que diera al pueblo, la oportunidad de elegir y gobernarse de manera independiente. Al fallecer el 3 de marzo de 1857, sus restos fueron llevados al cementerio de la Recoleta para que descansan en paz, pero sus ideales aún viven en la mente y el corazón de los miembros de la Armada Argentina.

La Armada Argentina lleva como líder eterno al gran Almirante Guillermo Brown.




Comentarios