Cerca de 15.000 soldados combatieron en pos de la Defensa Nacional durante 74 días. Los británicos se dieron cuenta que no vinieron de picnic.


Luego de la exitosa “Operación Rosario” nuestro país recuperó la Soberanía en las Islas Malvinas, tras 149 años de usurpación. Con ella se logró la rendición del gobernador colonial, Rex Hunt tras una acción militar abordada por las Fuerzas Especiales de la Armada Argentina, con apoyo del RI25 del Ejército Argentino.

Buque de Desembraco A.R.A “Cabo San Antonio”

Mapa de la Operación Rosario

Nuestro país volvió a poner en alto el Pabellón Nacional en el mástil del patio de la casa del gobernador, de manera oficial. Anteriormente una sección de Comandos Anfibios, había hecho lo mismo, en el cuartel de los Royal Marines a 6 kilómetros al Oeste de Puerto Argentino.

Izado de Pabellón Nacional

Las fuerzas británicas se desplegaron con más de un centenar de buques, aviones y cerca de 30.000 soldados.

Desde allí se desató una guerra de egos políticos en Reino Unido y la primer ministro Margaret Thatcher, en un plan de salvataje de su puesto, ordenó a las fuerzas armadas de su país, desplegarse en recuperación de ese territorio lejano que constituía una parte de sus colonias y territorios de ultramar.

Combate en Islas Georgias del Sur, dejó fuera de servicio al Submarino A.R.A “Santa Fe” que luego de una maniobra se hundió.

Lugares como: Puerto Argentino, Darwin, Pradera del Ganso, San Carlos, Monte Dos Hermanas, Monte Harriet, Monte Longdon, Monte Tumbledown, Cerro Zapador, Isla Borbón, Isla de los Leones Marinos, Islas Georgias y zonas marítimas circundantes de las Islas Malvinas, fueron testigos de que nuestros soldados de las Fuerzas Armadas y Fuerzas de Seguridad dieron todo por defender nuestra Soberanía Nacional.

Lancha Guardacostas PNA “Río Iguazú” se enfrentó contra una PAC de Sea Harrier.

Muchos después de la guerra, en un proceso de desmalvinización, taparon a nuestros héroes y pusieron en tela de juicio la participación de los soldados conscriptos llamándolos “Los chicos de la Guerra”, pero ellos fueron los soldados que pusieron su esfuerzo y lucharon como verdaderos hombres sorprendiendo al enemigo. A tal punto que fueron felicitados y reconocidos por su desempeño. En uno de los enfrentamientos, los ingleses creyeron que se estaban enfrentando a una compañía de Comandos. Tan grande fue la resistencia al avance británico que, la exclamación de uno de sus jefes fue, en otras palabras: “no fueron ni chicos, ni temerosos”.

Los aviones de Fuerza Aérea tuvieron su bautismo de fuego en Malvinas y tuvieron gran participación, donde dieron muchos dolores de cabeza a los altos mandos británicos.

Las fuerzas nacionales dieron el máximo de su esfuerzo durante los 74 días que duró la guerra. Incursiones Comando, ataques y combates cuerpo a cuerpo, enfrentamientos entre buques de superficie contra submarinos, submarino contra helicópteros de combate, avance de tropas, disparos, bajas y prisioneros, enfrentamientos aéreos y aeronavales que sorprendieron a los más expertos oficiales y comandantes de buques de primera línea de la OTAN

El Crucero A.R.A “General Belgrano” fue la unidad que dejó la mayor cantidad de bajas, tras el ataque del Submarino HMS “Cónqueror”.

Sin dudas, las acciones como la “Operación Rosario” que, es una operación estudiada en todo el mundo por las Escuelas de Guerra. Los esfuerzos técnicos para adaptar el lanzador de misiles éxocet desde tierra, los vuelos rasantes que dejaron ciegos a los radares del enemigo y el coraje de los soldados, valieron para que quede claro que había hombres bien corajudos en estos lados. Los británicos, que venían de picnic, se llevaron la sorpresa.

Las Fuerzas Especiales argentinas lograron la rendición del gobernador Rex Hunt y las tropas de Royal Marines.

En los últimos combates, donde el enemigo avanzaba de Oeste a Este, se imprimieron en las laderas de los montes: la sangre, el sudor, el valor y coraje de nuestros soldados. Esos fueron los combates de máxima resistencia, donde los enfrentamientos continuaban y la rendición no era una opción, hombres como Oscar Ismael Poltronieri (Soldado Conscripto clase 62) y Julio Saturnino Castillo (Suboficial Primero de Infantería de Marina, post mortem) quedaron en los bronces de la Patria por sus acciones heroicas, luego de enfrentarse al avance de la Guardia Galesa apoyados por los Gurkhas.

Soldados del Ejército Argentino se destacaron en cada combate entregando el máximo de sus voluntades.

Tras ser superados por las fuerzas de avance y bajo un constante hostigamiento de fuego naval contra Puerto Argentino, sumado al control británico en todos los frentes, se ordenó a las tropas argentinas, el cese al fuego. No fue una rendición, ni mucho menos una deshonra, porque los 15.000 argentinos que estuvieron involucrados en el combate, lucharon por todo el país, por nuestros derechos, por nuestra Soberanía.

Luego del cese del fuego, las tropas argentinas fueron llevadas a Puerto Argentino para su posterior traslado a continente.

Hoy 14 de junio, se recuerda como el día de máxima resistencia de las fuerzas nacionales, donde muchos patriotas hicieron honor al juramento sagrado hacia Dios y la Patria. El 14 de junio de 1982, fue el fin del sonido de metrallas, el fin de la guerra armada, pero no es una fecha donde se renunció a la lucha por nuestra Soberanía.

Las Islas Malvinas son Fueguinas y Argentinas. El reclamo legítimo de la Soberanía Argentina sobre Malvinas, Islas Georgias del Sur y Sandwich del Sur seguirán por las vías diplomáticas.

El 14 de junio, el Batallón de Infantería de Marina N° 5 (BIM5), entró desfilando a Puerto Argentino y eso fue símbolo de hidalguía que representaba a todos los soldados argentinos. Esa acción fue el símbolo de la entrega de la posta hacia quienes deben continuar con la lucha por lo nuestro, con determinación, diplomacia, conocimiento y paz.




Comentarios