Un equipo interdisciplinario de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS) diseñó el proyecto Cuidar-Tech, que apunta a prevenir casos de violencia de género quitando responsabilidades de cuidado a las víctimas.

Entre marzo y noviembre del año pasado, el equipo entrevistó a las responsables del área de género de los municipios bonaerenses de Malvinas Argentinas, San Miguel, Moreno, San Isidro e Ituzaingó, y a personal de comisarías de la mujer, fiscales y jueces de los fueros que intervienen en situaciones de violencia.

“Cuando fuimos al campo nos dimos cuenta que hay que repensar el sistema de monitoreo, está desconectado. El gran problema es que se sigue cargando la responsabilidad en la mujer”, dijo a Télam la economista Diana Suárez, directora del proyecto.

Desde la UNGS, afirman que son escasos los mecanismos de comunicación en tiempo real entre los actores claves.

Existen escasos mecanismos de comunicación digitalizados y en tiempo real entre los actores claves, salvo algunas interacciones entre las comisarías y el juzgado. La respuesta ante una crisis depende además de las capacidades de quien recibe la alerta y la disponibilidad de patrulleros”, explicó la especialista.

Contó también que durante las entrevistas escucharon testimonios como el de “una jueza que nos contó que recibe muchas denuncias de violación de restricción, pero no tiene como comprobarlo, cuando hoy eso es posible a bajo costo. Es lo que se llama prueba de vida, se identifican patrones de vida, movimientos, y se da alerta y eso queda registrado”.

Entre las propuestas del equipo - que trabaja en conjunto con estudiantes de la carrera de Informática de la UNGS - está un sistema informático integrado para el seguimiento de los casos y la generación de estadísticas y aplicaciones móviles de georreferenciación con prueba de vida y alerta.

Otra propuesta del proyecto es contar con mejores dispositivos tecnológicos de monitoreo ajustados a realidades heterogéneas, que eviten la estigmatización.

Fuente: Télam